Si tienes parqué seguro que en más de una ocasión has estado buscando un producto que, además de barato, deje tus suelos como los chorros del oro. Para acabar con este “problema” te proponemos un truco casero muy sencillo y fácil de preparar.

Sólo necesitas tres cosas: agua, vinagre y lavavajillas. Coge el cubo de fregar, llénalo de agua y añádele un chorrito de vinagre y unas gotas del lavavajillas que tengas por casa. Friega tu parqué con esta mezcla y quedará limpio y reluciente.

Más brillo

Si además quieres darle un extra de brillo, prepara una infusión de té y cuando esté fría añádela al agua limpia (no la que has usado anteriormente) y friega el parqué. Te quedará brillante y te habrás ahorrado un dinerito.

Si quieres leer más consejos sobre cómo conservar tu parqué aquí tienes algunos.