Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro detenidos en San Vicente del Raspeig relacionados con 18 delitos por robo de cobre

A los dos presuntos ladrones se les imputa el robo de 1.600 kilogramos de cobre y a los otros dos por venderlo en su establecimiento

La Guardia Civil detiene a 4 personas y esclarece 18 delitos relacionados con el robo de cable de cobre en San Vicente del Raspeig.

La Guardia Civil detiene a 4 personas y esclarece 18 delitos relacionados con el robo de cable de cobre en San Vicente del Raspeig.

La Guardia Civil de Alicante ha detenido en San Vicente del Raspeig a los dos presuntos autores del robo de 1.600 kilogramos de cobre, procedente del cableado de abastecimiento de una red de telecomunicaciones, que operaban en diversas partidas rurales desde hace varios meses, a quienes se les imputan 18 delitos contra el patrimonio. Otros dos han sido detenidos por ser los responsables de los establecimientos donde vendían el cable robado, según han informado las autoridades a través de un comunicado.

La Guardia Civil de San Vicente del Raspeig informa de que detectó un incremento en los delitos de robo de cableado de las instalaciones de suministro de telefonía en las partidas rurales de los alrededores de esa localidad, que se venía produciendo desde finales del pasado mes de febrero. 

La instalación de esta red de abastecimiento, según afirman desde la Guardia Civil, está diseñada de forma que al producirse una rotura, el propio sistema envía una señal a la central. Conocedores de este extremo, los autores actuaban aprovechando la nocturnidad, para evitar ser descubiertos. Una vez que habían cortado el tramo seleccionado, antes de que a la compañía le diera tiempo a avisar a una patrulla que se desplazara hasta el lugar, lo preparaban en trozos de aproximadamente un metro de longitud, y los ocultaban bajo el matorral. Asimismo, en días posteriores, con una furgoneta de grandes dimensiones, seguían el recorrido que habían hecho cortando el cable, lo cargaban, y lo vendían en dos establecimientos de compra y venta al peso de metales usados en la localidad de Alicante.

Al ir cortando tramos de cable en diferentes puntos, y elegir sitios de muy difícil acceso, dificultaban la localización, tanto del material sustraído como de sí mismos, y provocaban a la empresa mayor perjuicio, que a veces tardaba varios días en poder restablecer el servicio, haciendo imposible con ello servicios tan esenciales como la comunicación con los diferentes servicios de emergencia, el funcionamiento de la tele asistencia de personas impedidas, sistemas de alarmas soportado por estas redes, servicios bancarios, etc., con el riesgo que todo esto puede suponer para los perjudicados. La situación estaba afectando seriamente a los habitantes de esas zonas rurales, apartadas de los principales núcleos de población, y creando sensación de inseguridad entre los vecinos que habitan allí.

El pasado 24 de julio, la Guardia Civil logró sorprender a los autores mientras intentaban cargar el cableado que habían cortado dos días antes: más de 500 metros dividido en 380 trozos. Los agentes procedieron de inmediato a la detención del hombre, mientras que la otra persona, una mujer, huyó sin dudarlo campo a través al verse sorprendida por la fuerza actuante. Dos días más tarde, el pasado 26 de julio, fue localizada y detenida también. Se les imputan los delitos de robo con fuerza de más de 1.600 kilogramos de cobre, cometidos en un periodo de cuatro meses. Ambos poseen numerosos antecedentes por hechos similares.

La Guardia Civil ha intervenido 500 metros de cableado, la furgoneta con la que cometían los delitos y diversa documentación que corrobora la actividad criminal. La empresa denunciante ha manifestado que el valor del material sustraído sumado a los daños ocasionados, tanto a la compañía suministradora como a los clientes, asciende a 150.000 euros.

Con la explotación de la que ha sido denominada Operación Alcotela, la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig ha esclarecido 18 delitos: ocho de robo de cable de cobre, ocho de daños a las instalaciones de las telecomunicaciones, y dos de receptación del material sustraído, estos dos últimos, cometidos por los responsables de las empresas que adquirían el cobre procedente del cable.

Han sido detenidas cuatro personas, tres hombres de entre 37 y 68 años, y una mujer de 43 que han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial que ha decretado para ellos libertad con medidas cautelares.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats