Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cs se resquebraja en El Campello al romper la nueva concejala la disciplina de voto

Eva María Segura rechaza la postura de su grupo municipal en cinco puntos del pleno y aleja una posible moción de censura con el PSOE para arrebatarle la Alcaldía al PP

La nueva concejala de Ciudadanos, Eva María Segura Marco, en el pleno de este jueves tras tomar posesión del cargo. MANUEL R SALA

Un pleno tenso y bronco de siete horas de duración ha evidenciado el comienzo de la desintegración del grupo municipal de Ciudadanos en El Campello. Después de la traumática ruptura del gobierno campellero entre PP y Cs tras 14 meses de crisis política continua, la nueva concejala de la formación naranja ha dejado bien claro que ella es un verso libre, lo que aleja la posibilidad del PSOE de arrebatar la Alcaldía a los populares a través de una moción de censura con Ciudadanos. Una maniobra que, en cualquier caso, ya era remota teniendo en cuenta las nulas relaciones existentes entre los polos antagónicos de Ciudadanos y Compromís.

La nueva edil de Cs ha roto la disciplina de voto sin temblarle el pulso ni dar ninguna explicación durante el pleno ni una vez finalizado. Se ha postulado en contra del criterio acordado por sus dos compañeros de grupo -el portavoz Julio Oca y la edil Mercé Pairó- en cinco puntos del orden del día. Concretamente en la modificación del nombramiento de los representantes de la Corporación en las entidades extramunicipales tras quedarse el PP gobernando en minoría con el único apoyo de Vox; en la proclamación de los miembros del Consejo Escolar Municipal; en un reconocimiento extrajudicial de créditos; en la aprobación definitiva del estudio de detalle del suelo urbano situado en el número 1 de la calle Mallorca y en la moción de EUPV exigiendo el cumplimiento del acuerdo plenario de agosto de 2021 para la apertura, con personal municipal, de las pistas deportivas anexas al polideportivo y la piscina municipal.

La nueva concejala rompiendo la disciplina de voto junto a sus dos compañeros de Cs. MANUEL R SALA

Tras la renuncia al acta de concejal a principios de junio por parte de Javier Ramón Giner, responsable del área municipal de Contratación, la abogada Eva María Segura ha tomado el relevo como tercera regidora de la formación naranja tras las dimisiones de dos compañeros en lo que va de mandato.

"Vengo en un mal momento pero tengo un buen carácter y me gusta llegar a acuerdos, y eso supone que a veces hay que ceder y otras veces hay que dar. Es de este modo como se alcanzan los acuerdos siempre teniendo como premisa el bien del pueblo. Me gusta aprender y quiero aprender así que esta oportunidad de entrar al Ayuntamiento es para mí como hacer un máster. También me gustan los retos y que esto suponga trabajar mucho no me preocupa porque soy autónoma y trabajo de día, de noche y los fines de semana...". Con estas palabras se ha presentado Eva María Segura a los miembros de la Corporación de El Campello después de que los portavoces de todas las fuerzas políticas le dieran la bienvenida dedicándole mensajes de apoyo, brindándole ayuda y asegurándole que viviría una "etapa apasionante" en la primera línea de la política. Y desde luego pasión ha despertado en su debut como regidora aunque en unas filas más que en otras...

El alcalde Juan José Berenguer presidiendo el pleno ordinario de este jueves que ha durado siete horas. MANUEL R SALA

De los 35 puntos de los que constaba el orden del día del pleno ordinario de junio, la sorpresa ha saltado en el número 11, el primero en el que se daba voz y voto a los miembros de la Corporación local. Llegaba el momento de estrenarse en la votación a mano alzada y así lo hizo Eva María Segura dando su apoyo a la propuesta del gobierno del PP-Vox mientras sus dos compañeros de partido votaban en contra. Un giro inesperado de los ya de por sí acontecimientos que llevó a Julio Oca y Mercé Pairó a cruzarse una mirada de extrañeza, mientras el resto de representantes municipales no daban crédito a lo que estaban presenciando. El ambiente se caldeaba pero el binomio naranja mantenía las formas sin dirigirle la palabra a la "nueva".

Cabe recordar que en El Campello el PP gobierna ahora con sus 7 concejales y la edil de Vox mientras en la oposición se encuentran el PSOE con 4 regidores, Ciudadanos con 3, Compromís con 3, EU con 1, Podem con 1 y la plataforma vecinal Red con 1.

El portavoz de Cs en El Campello durante uno de sus enfrentamientos con el alcalde del PP. MANUEL R SALA

Se vislumbraba una sesión dura entre los exsocios de gobierno y así fue con continúas acusaciones, reproches, críticas, descalificaciones de baja intensidad pero subidas de tono, insinuaciones bordeando la calumnia y la injuria así como alusiones personales de los concejales Julio Oca y Mercé Pairó hacia el alcalde y también hacia el resto de concejales del PP. El primer edil Juan José Berenguer le respondió a Oca que "se cree el ladrón que todos son de su condición" cuando éste le preguntó se había tenido reuniones en su casa con altos cargos de una constructora. "No me voy a andar con usted ni con media tontería...no le consiento que ponga mi honor en duda", subrayó el alcalde mientras el exprimer teniente de alcalde le preguntaba; ¿quién le va a fiscalizar ahora que no estoy yo?

Un pleno "bochornoso" en palabras de la portavoz de Compromís, Adriana Paredes, que ha reclamado la urgente aprobación de un Reglamento Orgánico Municipal "para evitar que se repita este ambiente vergonzoso porque tengo la sensación -ha advertido en su última intervención- de que el clima de hostilidad se va a recrudecer en este Ayuntamiento. Y aunque el ROM no va a cambiar en nada la calidad de las personas, al menos limitará los tiempos y las formas de las intervenciones". Pero Adriana Paredes ya había dejado muy clara la posición de Compromís al principio del pleno: "no estamos aquí para enmarranar la política".

Trapos sucios

En el pleno han salido a relucir muchos de los trapos sucios que los exsocios de gobierno ocultaban tras tres años de gestión conjunta. El más grave es el que guarda relación al enfrentamiento que mantienen los empleados municipales y que ha terminado desencadenando un bloqueo de la actividad municipal. El exprimer teniente alcalde, Julio Oca, ha llegado a asegurar que "en el Ayuntamiento hay dos bandos enfrentados dentro del funcionariado. Uno que se dedica a paralizar la gestión y el otro que quiere salir del inmovilismo. Y todo ello está provocando un éxodo de trabajadores municipales de El Campello a otros organismos públicos e, incluso, hay un posible caso de mobbing -acoso laboral- sobre una funcionaria". Llegado este punto del debate y tras las acusaciones de Oca a la concejala popular Lourdes Llopis, ésta le ha aconsejado que no se fíe de las filtraciones que le están haciendo llegar algunos de sus antiguos subordinados. "Hay un topo que no te está informando bien...", le ha espetado.

También Mercé Pairó ha acusado a la popular Mari Carmen Alemañ de realizar una mala gestión y dividir al personal de Servicios Sociales. "Usted tenía su corralito de gallinas y yo trabajo con personas. Esa es la diferencia entre nosotras", le ha respondido mientras la edil de Vox, María José Sañudo, ha puesto fin a ese debate indicando que "esta concejal -en alusión a Pairó- no se ha dado cuenta de que ahora ya no está en el gobierno sino en la oposición".

En definitiva, un pleno de campanario abajo, calificado por muchos concejales de la oposición como "el día de la marmota", que finalizó a las cinco y media de la tarde tras comenzar a las diez y media de la mañana. Fue tan cansina la sesión que varios ediles abandonaron la sala cuando comenzó el punto de ruegos, preguntas e interpelaciones. Entre ellos la nueva concejala Eva María Segura que, aunque llega en un "mal momento" y no tiene experiencia política, parece tener las ideas muy claras y un objetivo en la cabeza.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats