30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin bendición de Santa Faz desde el Castillo por la lluvia y con ruegos por la pandemia

El Cabildo suspende el acto histórico desde la fortaleza y el alcalde anuncia que se celebrará este fin de semana si el tiempo lo permite

45

Santa Faz 2021: las imágenes de la Peregrina y la misa en Alicante ALEX DOMÍNGUEZ

Tradición marcada por el covid. Por segundo año, la pandemia obligó a suspender la romería a la Santa Faz, la segunda más multitudinaria de España. No hubo peregrinación oficial, pero sí bendición, aunque solamente a las puertas del monasterio por la lluvia.

Empezó a llover en el peor momento para la prevista e histórica bendición desde el Castillo de Santa Bárbara. Faltaban unos minutos para las 11 de la mañana cuando el deán de la Concatedral de San Nicolás, Ramón Egío, salía a la plaza de Santa Faz. Quería ver «in situ» la situación meteorológica. Hasta ese momento, apenas había caído alguna gota en el entorno del Caserío.

Sin bendición de Santa Faz desde el Castillo por la lluvia y con ruegos por la pandemia Información TV

En ese instante, la lluvia empezó a arreciar con cierta intensidad. Poco después, la fuerza se incrementó. En una breve e improvisada conversación con el concejal de Seguridad, José Ramón González, el deán llegó a plantear que la bendición desde el Castillo de Santa Bárbara no se celebrase desde el «Matxo del Castell», la parte más alta de la fortaleza, sino desde el Patio de Armas, un lugar de fácil acceso para los vehículos oficiales, incluyendo el «fazmóvil» que iba a transportar la imagen hasta el casco urbano, en un viaje de ida y vuelta. El objetivo, parecía, era reducir al máximo la exposición a la lluvia de la Reliquia, evitando recorridos a pie.

Sin embargo, cuando Egío se puso frente al micrófono se acabaron las dudas: «Está lloviendo. Si miran hacia atrás, verán los paraguas. Se hace temerario, teniendo en cuenta que el Castillo son rampas adoquinadas, lo que hace difícil poder transitarlo». Así, el Cabildo dio por suspendida la bendición desde la fortaleza. Eso sí, dejó abierta una puerta: «Me atrevo, con el permiso del señor obispo, que se pueda realizar la bendición un día que no llueva». Ahí se quedó la propuesta. Enseguida llegó la salida de la imagen del camarín, la bendición a las puertas del templo y la visita a las monjas agustinas (de la sangre), que tras superar el covid (aunque algunas aún arrastran secuelas) fueron las encargadas de cantar en la misa.

Santa Faz 2021 en Alicante: así se han vivido los principales actos INFORMACIÓN TV

El alcalde, Luis Barcala, firme defensor de la bendición desde el castillo alicantino, cogió el guante enseguida y puso fecha minutos después, además de admitir que la decisión de cancelar la bendición desde el castillo se tomó desde la Iglesia: «Ha sido todo un poco sobre la marcha... Ha sido don Ramón [Egío] el que ha comunicado que no convenía exponer la Reliquia. Tenemos que aceptar y respetar [la decisión]. Hemos propuesto que a ver si fuera posible este sábado o domingo, viendo la agenda del obispo. Entendemos que la proximidad en fechas es importante, la gente estaba esperándolo para este jueves, teniendo en cuenta que mejora considerablemente la previsión del tiempo». Viendo los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), este próximo domingo (con cielos nubosos y apenas un 35% de probabilidad de lluvias) tendría más números que este sábado (hasta un 80%). El domingo posterior al jueves de Santa Faz, además, es una jornada de habitual peregrinaje para los alicantinos. Sin embargo, la fecha oficial sigue en el aire, por ahora.

Pese a todo, en esta Santa Faz atípica, sin multitudinaria romería por segundo año consecutivo por la pandemia de coronavirus, hubo bendición. Pero con menos esplendor de lo esperado. Fue, al igual que en 2020, a las puertas del monasterio. Esta vez, justo bajo el pórtico y con un paraguas blanquiazul como protagonista para resguardar de la lluvia a la Reliquia. Por entonces, llovía con cierta fuerza. Hasta ahí salió la comitiva. Y no fue una, sino cuatro bendiciones: una por punto cardinal. El encargado de las plegarias fue el obispo, recientemente protagonista de la actualidad al vacunarse fuera de su grupo de edad. Murgui pidió a la Santa Faz «paz» para los difuntos y «salud» para los enfermos. Y es que la pandemia estuvo muy presente en las palabras del obispo, quien también rogó por los «trabajadores de la salud y por quienes colaboran por el bien común». Y a modo de cierre, pidió «espíritu de sabiduría para los gobernantes».

Santa Faz 2021: así ha sido la llegada de los primeros peregrinos al Monasterio ALEX DOMÍNGUEZ

Algunos de ellos estaban presentes, como el propio alcalde, la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Cs), y el presidente de la Diputación y edil en Alicante, Carlos Mazón (PP). También asistieron a la bendición las dos síndicas, en un hecho histórico al ser, por primera vez, dos mujeres: Mari Carmen de España (PP) y María Conejero (Cs). No estuvo, pero tuvo un recuerdo para una jornada especial en Alicante, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien a través de las redes sociales, recordó la historia y la importancia de la Reliquia para los alicantinos: «532 años caminando juntos en la romería a la Santa Faz. En las buenas y en las malas. A pie o con el corazón. Alacant unit, avançant». Una representación política, la presente en el Caserío, mayor que la de hace un casi año, cuando el confinamiento domiciliario por el covid marcó el día de Santa Faz, pero que aún así nada tuvo que ver con una jornada habitual.

Algunos peregrinos completaron el camino aunque la romería se había suspendido por el covid ALEX DOMÍNGUEZ

Y es que este 2021, de nuevo, fue de todo menos normal por la pandemia de coronavirus. En la apertura del camarín no hubo las típicas aglomeraciones, aunque se superó el límite de cinco personas que indicaba en la puerta. Durante todo el día, fueron contados los peregrinos que llegaron hasta el Caserío. A primera hora, cuando aún la lluvia no había hecho acto de presencia, se dejaron ver pequeños grupos, muy distanciados entre ellos, por la avenida de Dénia y la N-332.

Pese a las limitaciones, decenas de personas siguieron en vivo la bendición desde la plaza Alex Domínguez

La escasa presencia no hizo necesario «conificar» el punto negro del vial, en el entorno del McAuto. Tampoco hubo cañas a las puertas del Ayuntamiento ni puestos de venta de recuerdos en la zona de Santa Faz. Del botellón tampoco hubo ni rastro en las playas: sólo se localizó un grupo de tres jóvenes en el entorno del Golf. La jornada fue totalmente desapacible, lo que ayudó a reducir hasta mínimos la presencia de personas en las calles. «Día de pleno invierno en el ecuador de la primavera climatológica», señalaron desde el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, que matizaron que a media tarde no se superaban los doce grados en el litoral de Alicante.

El despliegue policial (tanto de la Policía Nacional, la Guardia Civil como los agentes locales, sobre todo de la ciudad de Alicante) sí que se dejó ver, aunque tuvo muchos menos trabajo del habitual en un día de Santa Faz. Tampoco tuvo el trabajo esperado el responsable del «fazmóvil». Llegó con margen suficiente: faltaba más de media hora para el inicio de la misa cuando hizo acto de presencia en la plaza Foglietti. Sin embargo, el recorrido más esperado, el que unía el Caserío y el Castillo, con la escolta de una Policía Local que iba a poner a sonar las sirenas, no se produjo. Habrá que esperar. Puede que días.

El alcalde y la vicealcaldesa entregan el sobre con el donativo a las monjas agustinas que custodian la Santa Faz Alex Domínguez

«Gracias a los alicantinos por quedarse en casa»

Las autoridades que asistieron al monasterio de la Santa Faz con motivo de la misa y la posterior bendición a la ciudad resaltaron la responsabilidad de los ciudadanos, que en su amplísima mayoría optaron por quedarse en casa este jueves de Peregrina. El desapacible día también ayudó a que la cifra de romeros fuera testimonial, en comparación con un jueves normal de Santa Faz e incluso con las peores previsiones municipales para este 2021. «Hay que agradecer que, atendiendo al llamamiento, los alicantinos se hayan quedado en sus casas», señaló el alcalde, Luis Barcala.

Compartir el artículo

stats