Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Leticia Beltrán COORDINADORA DE TRABAJO SOCIAL EN EL DEPARTAMENTO DEL VINALOPÓ

«La gestión del miedo, la incertidumbre y la soledad dan paso a situaciones extremas»

Al margen de las consecuencias sanitarias, la pandemia está dejando muchas secuelas a nivel económico y social, afectando a familias enteras, principalmente las de menos recursos. A este tipo de problemas se enfrenta a diario el equipo que coordina Leticia Beltrán, una profesionales que llevan meses viviendo situaciones muy graves.

La coordinadora de Trabajo Social en el departamento del Vinalopó, Leticia Beltrán. |

La coordinadora de Trabajo Social en el departamento del Vinalopó, Leticia Beltrán. | INFORMACIÓN

En lo que respecta a su área, ¿qué secuelas deja el virus?

No son momentos sencillos para nadie y es más difícil aún sobrellevar la situación para los que menos tienen. Debido a esto, hemos podido notar un incremento de las interconsultas a la Unidad de Trabajo y sobretodo en la intensidad de las intervenciones ya que los casos cada vez son más complejos. El papel que desempeñamos las trabajadoras sociales sanitarias es el de adelantarnos a las necesidades pero durante la pandemia ha sido muy complicado porque la situación era nueva para todos.

¿Se han encontrado casos de familias enteras contagiadas?, ¿qué se hace en situaciones así?

Claro que hemos visto a familias enteras contagiadas, y las seguimos viendo, desgraciadamente, y con varios miembros ingresados a la vez. Las visitas estaban restringidas por protección o en ocasiones no podían venir familiares porque ellos también estaban contagiados. Ha sido una situación muy dura, extrema y delicada a todos los niveles. La enfermedad siempre rompe las dinámicas personales y en ocasiones también las familiares. Gestionar el miedo, la incertidumbre y la soledad de los pacientes ingresados ha sido todo un reto para el personal sanitario y para nosotras las trabajadoras sociales sanitarias como colectivo.

A nivel laborar, ¿se están dando muchos problemas?

Sí, se puede apreciar que algunos colectivos han sufrido un deterioro importante en sus ingresos. La pandemia ha tenido un impacto muy desigual entre la población. El parón de la actividad económica afecta de forma particularmente intensa a actividades y empleos asociados a rentas relativamente bajas. Las situaciones de mayor necesidad se concentran en los colectivos tradicionalmente más vulnerables.

¿Esperan que a medio plazo aumente el número de personas a las que tienen que atender a nivel económico y social?

Siempre hemos tenido un número importante de interconsultas por pacientes con problemática social, pero si es verdad que empezamos a detectar cada vez más demandas de pacientes con problemáticas económicas, por lo que aumentarán las derivaciones a los servicios sociales municipales. Estamos inmersos en una recesión mundial, lo que afecta en gran medida de manera colectiva e individual. A partir de la primera ola, tuvimos muchas consultas principalmente en atención primaria sobre la gestión del Ingreso Mínimo Vital, lo que nos puede hacer entender que mucha población presenta incertidumbre y miedo respecto a su situación económica y laboral. A medida que las empresas pierden ingresos, el desempleo aumenta considerablemente y esto está teniendo consecuencias sociales graves para la población.

¿Los problemas afectan solo a los grupos más desfavorecidos o también a la clase media?

Las consecuencias están afectando a toda la población en mayor o menor medida, pero está claro que los colectivos más vulnerables o en exclusión son los que están más expuestos a situaciones de riesgo y los que pueden necesitar en mayor medida recursos a nivel social.

¿Qué tipo de apoyo ofrecen desde su servicio a otras unidades, como Atención Primaria?

Somos un equipo unido y cohesionado. Dos de nosotras trabajamos en el Hospital y el resto están en Atención Primaria o Especializada. Estamos presentes en los centros de salud y en recursos de atención especializada como la Unidad de Conductas Adictivas o la Unidad de Salud mental de adultos e infanto-juvenil. Trabajamos de manera coordinada con el objetivo de facilitar una atención de calidad. La coordinación con otros recursos o instituciones es continuada y eficaz.

¿La tecnología les aporta herramientas para desarrollar mejor su labor?

Durante esta pandemia los ayuntamientos de nuestra zona de salud y la conselleria han habilitados la Sede Electrónica para facilitar las gestiones administrativas, evitando a toda costa la presencialidad. Esto ha supuesto una agilización en los trámites de recursos públicos. También ha sido labor de la Unidad de Trabajo Social colaborar con nuestros pacientes con limitación de recursos económicos que no tienen acceso a internet o con escasas habilidades para el manejo de las nuevas tecnologías.

¿El covid ha puesto de manifiesto que hace falta una mayor inversión en políticas sociales?

Por supuesto que sí, existen situaciones en nuestro día a día muy graves a nivel sociosanitario que, sin una buena base de política social, sería casi imposible poder resolver. Estamos hablando de que tras esta pandemia que tanto nos ha afectado a todos, es imprescindible asegurar una cobertura social más completa y resolver los problemas de implementación de las ayudas públicas a nivel social. Tras todo lo que hemos vivido desde el sistema sanitario, nos seguimos preguntando qué nos espera como sociedad y la necesidad de adecuadas políticas sociales para el abordaje de las desigualdades es clave.

¿Cómo se encuentra su colectivo ante el estrés generado?

El covid ha supuesto un gran reto para todos los sistemas de salud, por lo tanto también para el trabajo social sanitario. Nadie hubiera imaginado que algo así podría ocurrir, por lo que ha sido un año en el que hemos tenido que reorganizarnos y reinventarnos. Durante los primeros meses de estado de alarma, nunca hubiéramos pensado poder hacer nuestro trabajo sin la presencialidad y en esta etapa hemos descubierto que hemos podido actuar con teletrabajo y haciendo presencial solo lo urgente. Sentimos que durante ese periodo, hemos podido acompañar y velar por nuestros pacientes durante los meses de confinamiento.

Compartir el artículo

stats