Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los destinos turísticos aumentan este año su afluencia diaria de visitantes en la provincia de Alicante

El estudio del INE a través del posicionamiento de los teléfonos móviles revela un incremento de los desplazamientos a las playas y las áreas rurales en domingo - Los toques de queda pueden frenar la recuperación de estos movimientos

Bañistas y usuarios de otras instalaciones en las playas de Santa Pola, El Campello y Benidorm, municipios con más visitantes dominicales este verano que en julio de 2020. | A.AMORÓS/P.CORTÉS/D.REVENGA

Bañistas y usuarios de otras instalaciones en las playas de Santa Pola, El Campello y Benidorm, municipios con más visitantes dominicales este verano que en julio de 2020. | A.AMORÓS/P.CORTÉS/D.REVENGA

El turismo de proximidad está experimentando este verano una cierta recuperación en relación al de 2020, o al menos lo estaba haciendo antes de que el empeoramiento de la situación sanitaria obligara a aplicar nuevas restricciones. Lo pone de manifiesto el estudio de movilidad que el Instituto Nacional de Estadística (INE) viene realizando a partir de la geolocalización de los teléfonos móviles, que muestra un incremento de los desplazamientos en fin de semana a puntos turísticos frente a las cifras del año pasado. Más movimiento, más visitantes diarios y, por lo tanto, más actividad. Al menos, hasta la primera quincena de julio.

Los destinos turísticos aumentan este año su afluencia diaria de visitantes

El estudio recoge datos de cada miércoles y domingo, lo que permite tomar como referencia el pasado 11 de julio y compararlo con el 12 de julio de 2020, es decir, el mismo momento del año anterior. La práctica totalidad de puntos habituales de afluencia turística han registrado este año más visitantes dominicales. Ejemplo de ello es la zona de Poniente de Benidorm, donde el pasado 11 de julio se detectó la presencia de 5.783 personas no residentes, frente a 3.683 a las mismas alturas de 2020. Hace dos domingos, en esta parte de la localidad más turística de la provincia había 11.952 personas, entre vecinos y visitantes, cuando un año atrás habían sido 9.505.

Los destinos turísticos aumentan este año su afluencia diaria de visitantes

La comparativa arroja resultados similares en muchos otros puntos de la provincia. Sin salir de Benidorm, la zona de la playa de Levante recibió hace dos semanas la visita de 9.744 personas, frente a 5.866 hace un año, y el total de individuos en el área fue de 23.316 frente a 16.990. Asimismo, El Campello es otro lugar donde se nota este cambio al alza. El 12 de julio de 2020 se localizó la presencia en el municipio de 10.109 personas no residentes, mientras que el 11 de julio de este año la cifra ascendió a 13.336. Esa jornada se detectaron 33.296 individuos en el municipio, casi 5.000 más que los habitantes permanentes y 6.000 más que el año pasado en las mismas fechas.

El resultado es similar si se observan los datos correspondientes a otras localidades del litoral, como Dénia, Xàbia, Calp, la Vila Joiosa o Santa Pola. Esta última también experimenta un incremento muy notable, de 8.006 a 11.443 visitantes. También la Playa de San Juan tuvo una mayor afluencia hace dos semanas que el mismo fin de semana de 2020: 7.146 frente a 6.482 visitantes. En definitiva, parece obvio que las circunstancias invitan más a salir de casa que el año pasado, o al menos así ha sido hasta hace apenas unos días.

Hay otro fenómeno llamativo, y es que, paralelamente a la mayor afluencia a núcleos turísticos, quienes residen allí de manera estable tienden a quedarse en lugar de marcharse a otros sitios en domingo. Lo vemos en la zona del Cabo de la Huerta, en Alicante, donde el pasado 11 de julio permanecieron 22.417 residentes, cuando un año antes la cifra había sido de 19.916. O en el mismo centro de la capital, con 13.174 frente a 10.600. Pasa también en el centro de Elche, aunque de manera menos intensa: el 12 de julio de 2020 se quedaron en la zona 18.664 residentes, y 19.586 lo hicieron el pasado 11 de julio.

Parece, pues, que hay una menor tendencia a evitar las aglomeraciones que se asocian a grandes núcleos turísticos y urbanos, probablemente producto de una relajación en buena parte de la población. Ni que decir tiene que el avance de la vacunación tiene mucho que ver en esto. Y al mismo tiempo, tampoco quiere decir que se deseche la opción de acudir a zonas rurales, algo tan socorrido en un verano con tanta incertidumbre como fue el de 2020. Así, a la zona que el INE define como «Benilloba y otros municipios» acudieron el 11 de julio 2.675 personas de otros lugares, cuando un año antes habían sido 2.608; por su parte, en la zona denominada «Beniarrés y otros municipios» la evolución ha sido de 1.694 a 1.999 personas. Es decir, los pueblos no pierden interés. La diferencia, en todo caso, es que los habitantes de estas localidades también salen más de casa que en el verano de 2020.

Conviene insistir en que todos los datos de 2021 corresponden al 11 de julio, último domingo del que hay datos en el momento de elaborar esta información. Las cifras se refieren a desplazamientos diarios de personas, que no tienen por qué pernoctar en el lugar en el que pasan esa jornada. Por ello, dado que las restricciones a la movilidad implantadas estos últimos días afectan únicamente a la noche, es posible que esta tendencia a moverse más los fines de semana continúe. Sin embargo, tampoco hay que descartar que ocurra justo lo contrario, que la circunstancias hagan que la movilidad vuelva a retraerse, por miedo a las posibles aglomeraciones y al riesgo de contagio. Los sucesivos datos que se conozcan lo irán desvelando.

Visitantes de proximidad

El estudio del INE muestra cómo la gran mayoría de estos visitantes de un día son del entorno más cercano, pero también aporta algunas claves acerca de los lugares de la provincia a donde es más o menos habitual que acudan personas de otros territorios. Un ejemplo muy claro es que, el mismo 11 de julio que tomamos como fecha de referencia, El Campello recibió 83 visitantes de la ciudad de Albacete y otras 39 de Almansa; la localidad de l’Alacantí también se revela como punto habitual de ocio dominical para el Altiplano murciano, con 85 visitantes de Yecla y 25 de Jumilla. Estos mismos orígenes, junto con la ciudad de Murcia y otras poblaciones de su entorno, se repiten en el litoral de Elche.

Dénia, en cambio, recibe cada domingo la visita de muchas personas de la provincia de Valencia. La permeabilidad del límite provincial se refleja en los 436 visitantes que la capital de la Marina Alta recibió el 11 de julio desde la vecina Oliva y otros municipios cercanos, o las 720 de Gandia, junto con otras muchas de varias localidades más de la comarca de la Safor. Benidorm, en cambio, fue visitado sobre todo por personas de otros puntos de la provincia de Alicante, pero con una salvedad bastante llamativa: la presencia de 27 personas de Honrubia (Cuenca) en la zona de Poniente del municipio.

Compartir el artículo

stats