Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Afines al presidente de los universitarios dimiten «por la mala imagen que traslada»

Un tercio de los doce compañeros a los que nombró Álvaro Asencio para gestionar el Consejo de Estudiantes abandonan al ya «examigo»

Álvaro Asencio. |

Álvaro Asencio. | ALEX DOMÍNGUEZ

«Éramos muy amigos, es verdad, pero la dimisión no tiene relación con el distanciamiento personal. Ha sido por los reiterados escándalos, problemas internos y la falta de funcionalidad del Consejo de Estudiantes. Estamos en desacuerdo con la actuación de la presidencia porque traslada una mala imagen de la institución, negativa más bien». Ginés Sola, presidente de la delegación de alumnos de la Facultad de Económicas y ya ex secretario general y como tal mano derecha del presidente del Consejo de Alumnos de la Universidad de Alicante, Álvaro Asencio, dice hablar por boca de los otros tres compañeros que también han dejado el Consejo y, en concreto, la comisión permanente que nombra directamente el presidente.

«Prefieren no hablar en público pero comparten lo que digo. Nos hemos ido todos por lo mismo», abunda.

Asencio disiente. Asegura que las causas tienen más bien que ver con la próxima renovación electoral del Consejo de Estudiantes después de dos años de mandato, y de las también elecciones que habrá en Económicas. Y añade que ya tenía previsto prescindir del secretario general al que él mismo nombró «porque el único cargo que no funcionaba como tal era ese».

Fotos

El rifirrafe entre ambos examigos no tiene fin. Asencio afea que el delegado de Económicas le culpe de dar mala imagen, cuando el propio Sola le acompañaba en aquella fotografía que el presidente del Consejo difundió en las redes rodeado de símbolos anticonstitucionales. «Él también es de Vox -detalla Asencio- y estaba conmigo aquel día. Alguna vez ha habido algo de ruido, pero él formaba parte de los supuestos escándalos», afirma.

Sola por su parte asegura que aquella reunión era un encuentro de amigos para reírse y que en ningún momento ha apoyado que Asencio lo difunda y airee todo continuamente. «Ha dejado de ejercer sus funciones, no hay más que ver sus continuas ausencias, está en las actas y cualquiera en la Universidad lo ha podido ver», insiste el dimisionario secretario general sobre el que Asencio insiste, por contra, en que «no estaba satisfecho con el trabajo del secretario genera, cargo que se le da mejor a alguien de Derecho y le he sustituido por una chica que a su vez es secretaria de LGTB en Elda y también de la sectorial de Criminología, aunque estudia Derecho».

El presidente del Consejo de Estudiantes de la UA, a preguntas de este diario, califica de «intrascendente» la dimisión de cuatro de los doce miembros que eligió personalmente en su día para que trabajaran con él. «Sola no participó mucho en las elecciones pero al ganar en su facultad pensamos que podía hacer un buen trabajo pero no ha sido así. Es verdad que éramos amigos pero también lo es que hay elecciones del Consejo de Estudiantes a la vuelta de la esquina, llevamos casi dos años, y también en Económicas», deja caer.

Descarta rotundo que la situación afecte a la representación de los universitarios. «El Consejo no se desmorona por esto e igual que los elegí en su día ahora he elegido a otras, la mayoría chicas, no veo mal que sea así. Dos de los que han dimitido me transmitieron que era por motivos laborales y el otro por centrarse en los estudios», subraya.

Compartir el artículo

stats