Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aeropuerto roza las cifras de la prepandemia al recuperar el 76% de la operatividad de 2019

La eliminación de la obligación de las PCR abarata desde el próximo octubre en 200 euros las vacaciones de los turistas británicos, que cubren ya el 50% de las plazas de muchos hoteles

Pasajeros de un vuelo Birmingham-Alicante, ayer, tras llegar al aeropuerto. | RAFA ARJONES

Pasajeros de un vuelo Birmingham-Alicante, ayer, tras llegar al aeropuerto. | RAFA ARJONES

El aeropuerto despierta de su pesadilla. Tras un buen agosto en el que por la terminal pasaron más de un millón de turistas, este mes de septiembre, que encara ya su recta final, ha supuesto el inicio de la consolidación del tráfico aéreo gracias la recuperación del turismo británico. El pasado fin semana se ha cerrado con 1.024 vuelos y en este mes y octubre, en el que arranca la temporada baja a partir de la segunda quincena, el aeropuerto habrá recuperado el 76% de su operatividad respecto al mismo periodo de 2019, el mejor año de la historia y último antes de que arrancara la pandemia. Según los datos que maneja Aena, el junio el aeropuerto había recuperado el 42% de sus operaciones respecto a junio de 2019, en julio el 60%, en agosto el 72% y este mes ya el 76%. Las compañías aéreas mantienen su conectividad y el turoperador Jet2holidays su programación con las 12 ciudades del Reino Unido que conecta con la Costa Blanca. Regreso que ha tenido, además, un efecto positivo con la reapertura de varios hoteles que llevaban más de un año cerrados como el Nereo, Calypso en la zona próxima al Rincón de Loix de Benidorm, y entre otros, el Ambassador II.

El 1 de octubre reabre también el hotel Nereo coincidiendo, además, con que el Gobierno del Reino Unido eliminará tres días después la obligación de que sus turistas tengan que someterse a dos PCR al regreso, lo que abarata en 200 euros las vacaciones de los británicos en la Costa Blanca. Tras un año convulso, la buena evolución del covid ha devuelto la confianza al sector turístico, que, ahora mismo, tiene, sin embargo, un gran lunar, pues el gobierno sigue sin adjudicar el programa del Imserso. Ayer, no obstante, el penúltimo lunes de septiembre no pudo ser mejor con 232 vuelos programados en el aeropuerto de Alicante-Elche, de los que 80 (35%) fueron con origen o destino el Reino Unido. La terminal tiene ya operativas todas sus puertas embarque, aunque todavía la oferta de restauración no está al cien por cien.

A partir del lunes 4 de octubre el sistema de semáforos rojo, ámbar y verde que mide el nivel de restricciones a los viajes en el Reino Unido cambiará a una sola lista roja única de países, con flexibilización total para los vacunados completamente, a quienes solo se les exigirá un test de antígenos al segundo día de su llegada. No obstante, aún no se ha publicado la lista roja definitiva que eliminará las listas verde y ámbar. El 4 de octubre se anunciarán todos los detalles de la nueva política para viajes internacionales. Además, ocho países y territorios saldrán de la lista roja este martes hasta el 4 de octubre, entre los que destaca Turquía, rival de la Costa Blanca.

Poco a poco y a medida que avanza la vacunación y los turistas pierden el miedo a viajar, el sector turístico de la Costa Blanca va recuperando sensaciones y cifras de negocio, aunque con el lastre de haber estado casi un año parado por la pandemia. Sin embargo y a pesar de que todavía falta por recuperar totalmente el turismo británico -200 millones de euros se dejaron de ingresar en agosto por la falta de estos visitantes-, este mes de septiembre se empieza a parecer al septiembre de 2019, el último gran año del sector.

Benidorm tiene abierta el 80% de planta, la ciudad de Alicante el 100% y en el resto de la provincia está operativa el 90%. Los españoles han comenzado a bajar debido al inicio de las clases en colegios, institutos y universidades, pero el mercado británico responde e, incluso, hay hoteles de la zona del Rincón de Loix de Benidorm ocupados ya al 100% por el turista inglés.

Optimismo

Una de las cadenas hoteleras que más está notando el comienzo de la recuperación del turismo británico es la benidormense Servigroup, que coincidiendo con la flexibilización de las restricciones a los viajes para los turistas británicos ha reabierto este septiembre dos hoteles clásicos del turismo británico como son el Calypso y el Orange, y el uno de octubre hará lo propio con el Nereo. «La verdad es que al menos para nosotros el turismo británico ha funcionado muy bien este mes y hay reservas en ciudades como Benidorm hasta mediados de noviembre, coincidiendo con la celebración de las fiestas patronales. A partir de entonces la cosa cambia, pero vamos a ser optimistas y esperar que el regreso de los británicos se consolide», subraya José María Caballé, presidente de Servigroup.

Turistas británicos en la terraza del hotel Calypso de Benidorm, reabierto este mes. | DAVID REVENGA

Compartir el artículo

stats