Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los centros de salud de Alicante recuperan el lunes la presencialidad con demoras en las citas de hasta 20 días

Sindicatos y profesionales exigen un aumento de plantillas de un 25% para disponer de 10 minutos por paciente - Lamentan que Sanidad aún no les ha trasladado instrucciones para la apertura

Pacientes aguardan a las puertas de un centro de salud de Alicante, en una imagen de este jueves. | HÉCTOR FUENTES

Los centros de salud de la provincia retoman el lunes su actividad normal. Profesionales y sindicatos advierten, sin embargo, de que la falta de personal y el aumento de consultas por todo lo que se ha dejado de hacer durante la pandemia pueden empeorar aún más la calidad de la asistencia e incrementar las demoras. En estos momentos, según ha podido comprobar este periódico, hay centros de salud de la provincia que acumulan demoras cercanas a los 20 días para recibir cita presencial o telefónica con alguno de sus médicos de familia. En otros centros las demoras son de una semana o de 5 días en muchos casos.

A las consultas habituales, en dos semanas se sumará la campaña de gripe que de nuevo este año tratará de aumentar el número de personas vacunadas y la recaptación de personas que aún no se han vacunado frente al coronavirus. La buena noticia es que la incidencia del covid es muy baja y los centros de salud recuperarán a los 500 enfermeros que estaban en los «vacunódromos», una vez que estas instalaciones han cerrado sus puertas esta semana.

Sin embargo, aún está por resolver la falta de personal estructural que ha provocado en los últimos años un declive en la Atención Primaria. Según cálculos de la responsable de Sanidad de CC OO, Rosa Atiénzar, es necesario incrementar las plantillas en Atención Primaria entre un 20% y un 25% «sólo para igualarnos con la media nacional».

Sólo en el caso de los médicos, sería necesario contratar a un centenar de profesionales más para que la asistencia se ajustara a las medias que reclaman las sociedades científicas: cupos de 1.500 pacientes, agendas que no superen los 20 personas por día y 10 minutos de atención para cada enfermo. Actualmente, estas cifras están muy lejos de alcanzarse. «Los médicos están viendo hasta 50 enfermos por día, a los que pueden dedicar entre 3 y 4 minutos», explica José Manuel Peris, portavoz del Foro de Médicos de Atención Primaria de la Comunidad Valenciana.

Peris lamenta que nadie de la conselleria se ha puesto en contacto con ellos para planificar la vuelta a la normalidad. «Parece que se quiere volver a una situación prepandemia, con las salas de espera llenas de pacientes. Nos da la sensación de que no han aprendido nada este año y medio». El foro reclama a Sanidad libertad de los médicos para que puedan gestionar su agenda, así como un aumento del presupuesto que se destina a Atención Primaria. También que se reduzca la burocracia que tanto tiempo les ocupa. «Es incomprensible, por ejemplo, que para pedir una radiografía tengas que hacer 17 ‘clicks’ en la pantalla del ordenador. Y así con un montón de cosas».

El sindicato CSIF advierte del previsible colapso que se va a producir a partir del lunes «por la falta de planificación por parte de Conselleria de Sanidad». El sindicato hace hincapié en que «las plantillas se están quedando bajo mínimos, con una carga de trabajo inasumible que está repercutiendo directamente en los pacientes con retrasos en la atención». La central sindical insiste en que «se trata de una situación insoportable que la conselleria no puede consentir». En esta línea, el sindicato lamenta el cierre precipitado de los puntos de vacunación masiva cuando todavía quedan muchos valencianos por inmunizar, que ahora acudirán a los centros de salud.

CSIF considera que deberían de haber permanecido abiertos hasta el 31 de diciembre. El sindicato reclama, en esa misma línea de mejora de la Atención Primaria, el refuerzo urgente con más profesionales, «sobre todo teniendo en cuenta el inicio inminente de la campaña de vacunación contra la gripe».

Aumento estructural de personal más allá de los contratos de refuerzo

La Conselleria de Sanidad mantendrá los contratos de refuerzo que se hicieron por el covid hasta final de año. Más allá de su renovación, Rosa Atiénzar, de CC OO, pide que los presupuestos del próximo año se aprovechen para resolver de una vez el crecimiento estructural de la plantilla sanitaria. «No nos sirve la excusa de que no encuentran médicos. Tienen que crear nuevas plazas y ofrecer contratos buenos y estables para evitar que la gente se siga marchando». El sindicato CSIF, por su parte, insiste en el déficit estructural que sufre la primera línea de la sanidad valenciana, en la que contabiliza una necesidad de hasta 4.500 plazas para dar un servicio óptimo.

Compartir el artículo

stats