Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Costa Blanca da un paso de gigante en el turismo de congresos con un palacio de 65 millones de euros en Calp

La localidad aspira a convertirse en un centro de referencia en el Mediterráneo compitiendo con Alicante y Elche, gracias a la iniciativa de una cadena hotelera, que cuenta con los terrenos, la financiación y el visto bueno de Urbanismo

Vista aérea de Calp con el Peñón al fondo junto a las salinas Alex Domínguez

La Costa Blanca refuerza su apuesta por el turismo de congresos desde el norte. Calp se ha sumado a la carrera por captar el potente turismo congresos y aspira a convertirse en tres años en un referente del sector en el arco Mediterráneo, compitiendo con Alicante y Elche y otro destinos de la franja mediterránea española. Para ello, el Ayuntamiento calpino ya ha dado el visto bueno al proyecto presentado por la cadena hotelera calpina AR, ligada al municipio desde hace 40 años con cuatro establecimientos y 500 apartamentos turísticos, y que tiene aprobado un proyecto para levantar un palacio de congresos asociado a un hotel de 606 habitaciones, con un salón para reuniones de mil quinientos congresistas al mismo tiempo y una inversión estimada de 65 millones de euros, y la previsión de crear 1.500 puestos de trabajo entre directos e indirectos. El reto es mover 125.000 congresistas al año.

La buena conexión de la Marina Alta con los aeropuertos de Alicante-Elche y Valencia la han posicionado en los últimos años como un incipiente destino de congresos y reuniones -la propia OTAN celebró uno en febrero en Calp- al ser un lugar tranquilo sobre todo en la temporada baja, de octubre a mayo, lo que da aún más impacto al proyecto al desestacionalizar el mercado turístico.

El turismo de negocios, reuniones y viajes de incentivos genera actualmente en España unos 20.000 millones de euros cada año y tenía hasta 2019 un crecimiento de entre el 2% y el 3 % anual, según datos de la Asociación Ibérica de Viajes de Negocio (IBTA). De esa cifra, un 70% corresponde a los desplazamientos de empresas para visitar clientes o firmar contratos, mientras que un 30% depende del turismo de congresos, eventos o incentivos.

El proyecto del grupo AR, propiedad de la matriz Unitursa, consiste en la construcción de un palacio de congresos en el interior de un hotel con 606 habitaciones construidas en dos torres de 31 plantas ubicadsa en segunda línea de playa en Calp, próximo al Peñón de Ifach, junto al paraje natural protegido de Las Salinas, y a otros hoteles del Grupo AR.

Vista general del skyline de Calp, en la Marina Alta David Revenga

Con el desarrollo de este proyecto, el grupo pretende consolidar su posición en el sector hotelero de Costa Blanca, fundamentalmente encuadrado hasta ahora en el segmento vacacional y familiar, e incrementar su penetración en el sector MICE (reuniones, congresos y grandes eventos) al posicionarse como un operador en el arco mediterráneo capaz de ofertar más de 1.350 habitaciones, situadas todas ellas en menos de dos kilómetros cuadrados. El complejo generará en torno a 300 empleos directos y unos 1.200 indirectos y garantizará actividad en Calp durante la temporada baja que va de octubre a marzo, ya que las primeras estimaciones de los estudios de mercado sostienen que puede generar una demanda de 125.000 congresistas o participantes de viaje de incentivos.

En la actualidad, el grupo posee cuatro hoteles, dos campings, apartamentos turísticos y cuatro restaurantes de los cuales dos son estrella Michelin, dando empleo a 700 trabajadores. Entre otras dotaciones, el complejo contará con cuatro restaurantes temáticos, centro de salud (spa), 466 plazas de aparcamiento y hasta con un parque acuático.

De acuerdo con las tendencias actuales de mercado, el segmento de reuniones, incentivo, congresos y ferias es uno de los productos turísticos con mayor potencial de crecimiento, tanto por su desarrollo como por la mayor generación de ADR (precio medio) e ingresos complementarios en comparación con los segmentos más tradicionales.

Actualmente, el segmento MICE en España se concentra en Madrid y Barcelona, debido fundamentalmente a la falta de oferta adecuada en el resto de ciudades (salas de congresos adecuados, y plazas en hoteles suficientes). Los promtoers consideran ideal el entorno natural de Calp, así como el emplazamiento del nuevo proyecto, muy cercano a la playa de la Fossa, el Peñón de Ifach, y al paraje natural protegido de Las Salinas.

El grupo piensa que las dotaciones del complejo, con cuatro restaurantes, salas de conferencias y diferentes espacios comunes, aspira a posicionarse en este segmento. A su vez, el palacio “permitirá reducir el impacto de la estacionalidad en la demanda propia del sector hotelero en Calp y sobre todo, generará la oportunidad de agregar segmentos de demanda nueva a la demanda existente”, según subrayan sus promotores.

Una cuarta parte de los turistas de todo el mundo viaja por negocios. Una cifra significativa teniendo en cuenta que esto representa un total 280 millones de turistas que viajan para la realización de actividades laborales o profesionales, por la asistencia a reuniones de negocio, congresos, convenciones, viajes de incentivo y otras reuniones similares.

El término MICE significa turismo de negocios, este engloba el ámbito del turismo de reuniones, incentivos, conferencias y exposiciones. Cada inicial se corresponde a la definición original en inglés: Meeting, Incentives, Conferencing y Exhibitions. Durante estos viajes, la principal motivación es la realización de actividades laborales y la asistencia a diferentes tipos de reuniones y congresos

La historia de este sector se remonta al año 1841. Fue cuando el turoperador Thomas Cook organizó el transporte al congreso anual de la Asociación Antialcohólica para 540 personas. A partir de ese punto, el turismo de negocios nunca ha perdido su relevancia en el sector. 

El turismo de negocios produce un impacto económico significativo. Según datos del Spain Convention Bureau, este turismo genera 7.000 millones de euros anuales en España. Para ser más exactos, el turista que viaja por motivos de trabajo alcanza a gastar hasta 206 euros diarios, mientras que el turista de sol y playa solo alcanza a gastar hasta 146 euros. Lo que supone que el turismo MICE genera un 30% más de ingresos que el turismo de ocio, según Ostelea, un de las principales escuelas de formación de profesionales en España.  

El 5 de abril se presentó en la sede de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en Madrid el Estudio sobre Turismo de Reuniones y la Estrategia de Reactivación desarrollado por el Spain Convention Bureau.

Este documento, en el que han participado los principales agentes del sector y en el que todos los Convention Bureau que forman parte del SCB han trasladado sus aspiraciones y recomendaciones, ha sido elaborado con la ayuda de la consultora BrainTrust y financiado por la Secretaría de Estado de Turismo.

El estudio contiene el marco estratégico y la visión de futuro de la industria de reuniones para la reactivación de este tipo de turismo después de la crisis provocada por la pandemia en la economía mundial y, por ende, en el sector turístico español.

Según las cifras del INE relativas a 2019 (año de referencia), las personas que viajaron para asistir a reuniones, eventos y ferias superaron los 10 millones y gastaron un 330% más que la media del turista convencional generando un impacto económico en nuestro país de más de 12.000 millones de euros. Aún así, se espera que la recuperación del sector MICE en España hasta niveles pre-pandemia no se produzca hasta 2024.

Los congresistas tienen un gasto medio muy superior al turista convencional Alex Dominguez

Es por ello que la industria de reuniones en España se halla actualmente ante una encrucijada, cuyo principal reto es la recuperación de la demanda, mientras transforma la oferta, evoluciona el modelo y amplía la colaboración público-privada, así como diversifica el negocio y capacita a los profesionales en nuevas habilidades, totalmente necesarias para abordar un futuro aún incierto e imprevisible.

Según los expertos, la industria de reuniones en España debe posicionarse como líder mundial, a través de un modelo de negocio innovador y escalable, basado en la colaboración público-privada, situándola en un marco de sostenibilidad, que fomente la integración entre el visitante y el habitante. Debe aprovechar la amplia oportunidad de negocio multi-sectorial y de crecimiento de la demanda a nivel global, que la era pospandemia va a brindar a los destinos que sepan contribuir al propósito de los clientes.

La marca España cuenta con un valor incalculable que debe trasladarse al segmento MICE, mediante el trabajo conjunto y colaborativo de las instituciones con todos los integrantes del ecosistema, personalizando una excelente e innovadora experiencia omnicanal a cada usuario, y poniendo en valor su amplia y diversa riqueza autóctona. Para ello, los expertos sostien que debe ofrecer la ultima tecnología al servicio de los mejores profesionales, generando beneficios mientras se cuida del entorno y del medioambiente, y se maximiza el retorno tanto al cliente como al territorio, dejando un legado positivo en los ciudadanos.

Compartir el artículo

stats