Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los agricultores dictan sentencia: el recorte del Tajo-Segura les lleva a la ruina y la clase política no ha hecho nada

La vicepresidenta Teresa Ribera convoca a los regantes a una reunión en Madrid mientras estos se concentran en Alicante

44

Los agricultores dictan sentencia: el recorte del Tajo-Segura nos lleva a la ruina y la clase política no ha hecho nada Héctor Fuentes / Áxel Álvarez

Los agricultores dictan sentencia: el Gobierno nos lleva a la quiebra y buena parte de la culpa la tienen los políticos de Alicante y Murcia, que según han denunciado esta mañana, nunca han tenido el agua en su agenda salvo cuando se acercan las elecciones. La provincia de Alicante se ha plantado este martes ante el desprecio hídrico del Gobierno personalizado en la próxima aprobación del plan hidrológico del Tajo que recortará con el aumento de los caudales ecológicos, en principio, un tercio (105 hm³) el envío de agua a Alicante y Murcia, imposible de sustituir por precio por el agua desalada en Torrevieja, al no ser que se establezca un precio de 0,30 euros el metro cúbico cuando solo producirla cuesta 1,2 euros. La concentración de la plaza de la Montañeta hay sido un éxito y como primera consecuencia, la vicepresidenta Teresa Ribera ha convocado a una reunión al Sindicato Central de Regantes de Tajo-Segura el viernes en la sede del Ministerio en Madrid.

Unos tres mil regantes, empresarios, vecinos de Alicante y políticos de todos los colores ( (1.500 según la Policía y 4.000 según los organizadores) han participado en una concentración en la plaza de la Montañeta de Alicante, enclave simbólico donde está la sede de la Subdelegación del Gobierno, para mostrar el hartazgo y entonar el “Basta ya” por una decisión que no se sostiene “ni técnica ni socialmente”, como ha vuelto a afirmar desde València el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ausente en la protesta en la que sí se ha volcado una parte significativa del Consell, el PSPV, Compromís, Vox, y el PP, con dos pesos pesados, Carlos Mazón, líder popular en la Comunidad Valenciana y presidente de la Diputación y Fernando López Miras, presidente de Murcia, autonomía que también se la juega con el recorte del Tajo-Segura. Por su parte, la consellera de Agricultura, Mireia Mollá, se ha mostrado inflexible. “Si el Gobierno no cede y mantiene el aumento del caudal ecológico iremos a los tribunales”.

Manifestación de los agricultores en Alicante por el recorte del trasvase Tajo-Segura

Manifestación de los agricultores en Alicante por el recorte del trasvase Tajo-Segura

Junto a los agricultores también han estado presentes una representación significativa de la patronal alicantina como Joaquín Pérez, Salvador Navarro y Francisco Gómez (CEV-Alicante), Juan José Sellés (Uepal), Juan Riera, presidente de la Cámara de Comercio y Carlos Baño, presidente de Facpyme, al margen de pequeños empresarios hortofrutícolas de Elche, la Vega Baja, Murcia y Almería. Precisamente uno de ellos, Juan, subrayaba al ver cómo se repartían miles de kilos de naranja, que él las había vendido a seis céntimos el kilo. “Tengo jornaleros marroquíes que cobran seis euros la hora. En Marruecos por esos seis euros tienen que trabajar diez horas, y el agua es gratis. Imposible competir”.

Un grupo de mujeres sostiene una de las pancartas en la plaza de la montañeta Áxel Álvarez

La plaza de la Montañeta de Alicante ha acogido el comienzo de la última fase de la batalla de la provincia de Alicante por la continuidad del trasvase Tajo-Segura. Tras el fiasco de la política, y a pocas semanas de cerrarse la administrativa con la aprobación del plan hidrológico con el aumento del caudal ecológico del río en Toledo, Bolarque y Aranjuez, regantes, empresarios y 35 municipios alicantinos, entre ellos Alicante, Elche y toda la Vega Baja tendrán que sustituir más de 100 hm³ del agua del Tajo, barata y de mejor calidad, por la desalada en Torrevieja a un precio inasumible por el coste de la energía. Asaja-Alicante y el Sindicato Central del Acueducto Tajo-Segura lanzan un mensaje claro: el Tajo-Segura debe seguir como está,. Enviando 350 hm3 de agua todos los años, cerca de la mitad de lo que figura negro sobre blanco en la Ley del Trasvase, en vigor desde 1971.

Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central del Acueducto Tajo-Segura, ha subrayado que “para este Gobierno el cambio climático se circunscribe a la cabecera del Tajo. En ningún otro punto de España, en ninguna otra cuenca se han subido los caudales. Hay que invertir en una buena depuración del agua, por ello reclamamos justicia y que apliquen los mismos criterios a todos en el país, porque si no es así llegará la ruina para el levante español”.

Jiménez ha censurado que el “Ministerio cede ante el presidente castellano-manchego, García-Page, porque grita más que nosotros y lanza mensajes que rozan la injusticia, de muy mal gusto. Por esto estamos todos unidos, por nuestro futuro y para reclamar justicia y criterios técnicos para planificar la política hídrica de nuestro país, porque no podemos asumir que por caprichos políticos miles de personas se vayan al paro", señaló Jiménez. “Parece que el ministerio está dispuesto a asumir todo esto para satisfacer los intereses políticos del presidente de Castilla-La Mancha".

"Para el Gobierno el cambio climático solo afecta en España a la cabecera del Tajo, la que dejará de enviar agua a Alicante y Murcia"

Lucas Jiménez - Presidente Sindicato Central del Tajo-Segura

decoration

Por su parte, el presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu, ha explicado que la concentración tenía como objetivo "hacer ver al presidente del Gobierno que el Levante español está unido por el bien común y por mantener una infraestructura tan esencial como es el trasvase Tajo-Segura". Andreu ha incidido en que “no hay justificación alguna intentar reducir los caudales que llegan hasta aquí basándose en unas pretensiones que no existen", porque "el Alto Tajo está perfectamente equilibrado y el agua es de buena calidad. El problema que tiene es la mala depuración del agua que viene de Madrid, no puede el Gobierno aprobar dos planes de cuenca que son contradictorios. Hay que encontrar un equilibrio entre ambos y el Gobierno debe respetar el desarrollo del Levante español", ha aseverado. “Sin trasvase no podemos sobrevivir. La desalación es un complemento pero no puede ser nunca la alternativa" porque "es contaminante y tiene un precio que los agricultores no podemos pagar y no podemos competir".

Una mujer recogiendo naranjas durante la concentración contra el recorte del Tajo-Segura Áxel Álvarez

Javier Berenguer, presidente de Riegos de Levante, apuntó, por su parte que “el objetivo es cerrar el trasvase Tajo-Segura para la agricultura, esa es la realidad pura y dura. El Gobierno no puede darnos la espalda. Somos agricultores y fabricamos alimentos, no joyas".

Por parte, Ángel Urbina, portavoz de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó, también presente en la concentración, ha incidido en que “estamos ante un fracaso colectivo de la política y algún día tendrán que dar explicaciones a nuestras generaciones futuras. Ahora todo el mundo asegura que quiere echar una mano. ¿Dónde estaban?”.

"El trasvase Tajo-Segura no es ni de unos, ni de otros y solo genera bienestar y riqueza en España"

Pepe Andújar - Presidente Riegos de Levante Margen Derecha

decoration

Pepe Andújar, dirigente de Riegos de Levante en la Vega Baja de los pioneros del trasvase ha culpado directamente de inacción a los “47 diputados que nos representan. El Tajo-Segura sólo ha traido bienestar, riqueza y progreso a Alicante y Murcia. Un trasvase que defendió Indalecio Prieto, Felipe González, José María Aznar y y ahora quieren cerrar sin ningún tipo de argumento creíble”.

Juan Riera, presidente de la Cámara de Comercio, considera que “la protesta de la sociedad alicantina está más que justificada y la indignación ante la falta de atención a la provincia en el tema hídrico se eleva sin que se tomen decisiones desde el Gobierno central . Esperemos que de una vez por todas se nos escuche y se haga caso a nuestras justas y legítimas demandas vitales para el futuro de la Vega Baja y el resto de la provincia de Alicante”.

Juan José Sellés, presidente de Uepal, apunta que “de una vez por todas el Gobierno debe ser consciente de que urgen dos planes: un plan hidrológico nacional y un plan energético nacional. El aumento de los caudales ecológicos es un mensaje claro contra el modelo de la agricultura de nuestra provincia, a nuestros recursos y al principio d solidaridad estatal”. Sellés denuncia que “solo escuchamos promesas, sólo oímos mensajes, pero año tras año los recursos del Tajo hacia nuestra provincia son menores, llegan con más dificultades y se acrecientan las amenazas”.

"El fracaso es de colectivo toda la sociedad alicantina que tiene unos políticos que no dan la talla"

Ángel Urbina - Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó

decoration

Por otro lado, para el presidente de la Federación de Comercio y Pymes de la provincia de Alicante (Facpyme), Carlos Baño, “existe un clamor unánime en la provincia de Alicante en contra de recortar los aportes del Tajo al Segura y exigimos que el Gobierno Central nos escuche y rectifique”. Baño ha apuntado que “no estamos pidiendo que se detraigan recursos de unos territorios y se beneficie a otros, estamos reclamando la solidaridad entre todas la regiones y lo que es justo para Alicante”, Baño ha recordado que “nuestros agricultores, la industria en su conjunto, llevamos mucho tiempo invirtiendo en procesos que nos permitan hacer un uso eficiente del agua y convertir cada gota que nos llega en riqueza, que revierte de forma positiva en toda la sociedad”.

Baño ha exigido, por otra parte, “unidad entre todas las administraciones, evitar la confrontación y enterrar la guerra del agua” y ha reclamado a la Generalitat que “haga frente común con agricultores y regantes, con la Diputación y con los gobiernos de regiones como Murcia o Andalucía para hacer ver al Gobierno de España que recortar los aportes del Tajo a la cuenca del Segura es una decisión errónea y muy perjudicial para Alicante y para la Comunidad Valenciana. Nos jugamos mucho, nuestro presente pero sobre todo nuestro futuro, porque son recursos que nos van a ayudar a salir de esta crisis”.

El presidente de Facpyme ha incidido en que el mantenimiento de la huerta de Alicante “es sostenibilidad ambiental, es garantía de alimentos y es empleo. Como el turismo, que aporta visitantes, que consumen en nuestros comercios, que genera puestos de trabajo, que tira del PIB. No podemos poner en riesgo nuestro desarrollo porque es limitar las oportunidades de las personas”.

La propuesta de la Confederación del Tajo apuesta por subir el caudal ecológico de 6 m3/segundo a 8,52 m3/segundo. La sustitución del agua del trasvase por desalada provocará un aumento del precio de entre el 20% y el 130%. En riesgo, por lo tanto, y según los técnicos, el 2,8% del Producto Interior Bruto (PIB) de España (3.000 millones de euros) y el 3,7% del empleo nacional (106.000 puestos de trabajo). Los autores del estudio apuntan, además, a la fuerte factura energética que supondrá la sustitución del agua del trasvase por desalada. Mientras que mover un metro cúbico de agua del trasvase (mil litros de agua) necesita 1,21 kw/hora, la producción de ese mismo metro cúbico de agua desalada del mar representa el consumo de 4,32 kw/hora.

Compartir el artículo

stats