La Soledad cerrará el Viernes Santo de Alicante con el primer toque de la ciudad

La imagen mariana es una de las de mayor antigüedad de la Basílica de Santa María y ya está preparada sobre su trono de palio

La hermana mayor de la cofradía coloca el manto a la virgen.

La hermana mayor de la cofradía coloca el manto a la virgen. / Áxel Álvarez

La Soledad de Santa María cerrará la procesión del Viernes Santo en Alicante. La imagen mariana, una de las de mayor antigüedad en la Basílica de Santa María, ya está preparada sobre su trono de palio a falta de las joyas del siglo XVIII que portará en la procesión. Los cofrades llevan varios días preparando el paso para la procesión del Viernes Santo, que comenzará su recorrido a las 20.00 horas desde el templo de Villavieja en la procesión cuya presidencia encabeza el obispo de Orihuela-Alicante, José Ignacio Munilla.

La bocina oficial, recuperada en la Semana Santa de 2015, será la que ofrezca el primer toque de la ciudad, que este año será dedicada a los reyes de España, Felipe VI y Letizia, ya que son los Hermanos Mayores Honorarios de la cofradía: "El instrumento de viento es único en España, con algo más de cuatro metros de extensión, e interpretará 'Camino de la Soledad', compuesto ex profeso por el Conservatorio Superior de Música Óscar Esplá", señala la hermana mayor de la cofradía, Balbina Oncina.

Galas

Como es tradición, el paso de Nuestra Señora de la Soledad será custodiado por los miembros de la Escolta de Gran Gala de la Policía Local del Ayuntamiento de Alicante. La Banda Sinfónica Municipal será la encargada, un año más, de la actuación musical. Ambas entidades ostentan el nombramiento de Caballeros Custodios.

La imagen de La Soledad de Santa María lucirá un artístico ajuar bordado a mano en seda natural. A sus pies destacará la media luna, labrada en plaza, que le encargó su camarera mayor, María de la Concepción Torregrosa Alemañ. "Es la primera imagen dolorosa que porta este atributo mariano en la Semana Santa de Alicante", destaca la representante de la junta de señoras.

La reliquia cedida a La Soledad que procesionará en el Viernes Santo.

La reliquia cedida a La Soledad que procesionará en el Viernes Santo. / INFORMACIÓN

El ajuar procesional incluirá la rica colección de joyas de oro, trabajadas en filigrana, calada y cincelada, cuya datación entronca con la joyería tradicional del siglo XVIII. "Es un patrimonio único, el más antiguo de la Semana Santa, que conserva nuestra cofradía gracias a la labor de conservación de las camareras de la Santísima Virgen", señala la hermana mayor presidenta, Balbina Oncina.

Reliquia

Entre las novedades de este año, el trono realizado en caoba y plata portará la reliquia del beato Francisco Castelló Aleu, que les ha sido concedida con su correspondiente certificado de autenticidad por la Comisión Pro Canonización para su custodia y pública veneración. En la cabecera central será instalado el artístico relicario del mártir alicantino elevado a los altares en 2001 por el papa Juan Pablo II.

La reliquia, que pertenece a un fragmento de la ropa personal utilizada por el beato, se encuentra en perfecto estado de conservación a pesar de los casi noventa años del tejido. La prenda fue entregada personalmente por su hermana Teresina a la Comisión Pro Canonización, quien a su vez la ha donado a las emblemáticas Cofradías de La Soledad y de San Pedro Apóstol para que pueda ser venerada por los alicantinos.

Como testimonio de gratitud, la camarera mayor, María de la Concepción Torregrosa Alemañ, ha encargado y sufragado motu proprio un artístico relicario, labrado en plata con incrustación de piedras preciosas en la zona central, en cuya base aparece el escudo de las corporaciones religiosas sostenido por una pareja de ángeles custodios. "Este relicario será portado en los tronos del Santísimo Cristo de las Almas y de Nuestra Señora de la Soledad en las procesiones del Domingo de Ramos y Viernes Santo", destaca la camarera mayor. 

Los cofrades de La Soledad y San Pedro Apóstol están de enhorabuena. Recientemente han sido testigos de la inauguración, tras la petición formulada al Ayuntamiento de Alicante, de la placa restituida en la calle Viriato, lugar en el que nació en 1914 Francisco Castelló, así como la placa conmemorativa que fue instalada en su honor, dado el mal estado de conservación en el que se encontraban.

La solicitud enviada a la Concejalía de Estadística, que contó con la certificación expedida por el presidente de la Asociación Española de Patrimonio, Cultura y Sociedad, José Iborra, ha encontrado eco entre las autoridades locales. La ceremonia de bendición fue presidida por el rector y consiliario de La Soledad y San Pedro Apóstol, el reverendo Manuel Martínez, y contó con la actuación musical de la Coral Alacant. "Estamos orgullosos de haber contribuido, junto a la comunidad parroquial de Santa María, a la restitución de estas placas, dado el interés religioso, cultural y turístico del emplazamiento tan próximo a la Basílica de Santa María", subraya la junta de gobierno de la cofradía.