Benidorm tirará de la tasa de basura y de la hostelería para cubrir 5 de los 27,5 millones del agujero de las cuentas municipales

La previsión es ingresar entre 3 y 4 millones más de lo que ahora pagan los ciudadanos por la recogida de residuos y entre 350.000 y 500.000 euros de las mesas y sillas en la calle | El gobierno local aún no ha concretado cuánto subirá el IBI en 2024

El edificio del Ayuntamiento y viviendas de Benidorm.

El edificio del Ayuntamiento y viviendas de Benidorm. / David Revenga

¿Cómo cuadrar las cuentas municipales sin casi duplicar a los vecinos el recibo del IBI? El Ayuntamiento de Benidorm tiene un agujero contable de 27,5 millones de euros que nace del aumento de costes de los nuevos contratos previstos para 2024. Un incremento de los gastos que se deberían cubrir con un aumento de este impuesto a los ciudadanos del 73%, según la propuesta técnica inicial hecha por el área económica. Una subida que el gobierno local ya ha avanzado que no aplicará aunque sí habrá un incremento en este pago anual. Entonces, ¿de dónde se sacará el dinero para equilibrar el presupuesto del próximo año? El gobierno local tirará de la tasa de basura y de la de mesas y sillas para ello, en total, cerca de 5 millones que dejan aún 22,5 por cubrir.

Además, según fuentes municipales, la previsión es que aumente lo recaudado por otros ingresos como el de la construcción, el de aperturas, las plusvalías o también la participación de los Tributos del Estado. Sin embargo, aún no está cuantificada la cantidad para cada uno de ellos, algo que tendrá que ponerse sobre el papel en el borrador del próximo presupuesto.

Fuentes municipales confirmaron a este diario que estas son las opciones con las que se cuenta para intentar que la subida del IBI no sea de casi el doble, aunque el gobierno local aún no ha concretado en qué porcentaje subirá el recibo que pagan los ciudadanos, como ya avanzó este diario.

Las tasas públicas aportarán su parte en intentar cubrir todos los costes previstos. Para empezar, se prevé un aumento de la tasa de basura a los ciudadanos que "podría estar entre el 30 y el 40%" para el próximo año, según las mismas fuentes. Es decir, de los cerca de 10 millones que se ingresan actualmente se pasaría a 13 o 14 millones de euros. Aunque hay que tener en cuenta que este pago es para cubrir el servicio que se presta, esos 3 o 4 millones "extra" que se recauden compensaría la previsión del aumento del coste de la recogida de basura y, por tanto, reduciría la necesidad de aumentar el IBI hasta el máximo planteado en el que un recibo pasaría de 667 euros a 1.153 euros.

Además, el Ayuntamiento si contará en 2024 entre 350.000 y 500.000 euros por la tasa de mesas y sillas. Como ya publicó este diario, se ha vuelto a la normalidad con la aplicación de nuevo de la ordenanza que suspendió este pago a los hosteleros desde 2020 por la pandemia. Con ambas se suma cerca de 5 millones de euros de los 27,5 millones que reflejaron los técnicos como importe necesario para cuadrar las cuentas.

Así que el gobierno local asegura que reducirá el "gasto voluntario"; es decir, aquella parte que no tiene que ver con los salarios de los empleados públicos o con servicios básicos. Por ejemplo no se puede reducir el gasto en las contratas públicas pero sí aquello que "no sea imprescindible", aunque las mismas fuentes indicaron que aún no se puede contabilizar esta cuestión hasta que no se elabora el borrador de presupuestos.

Desarrollos urbanísticos

El IBI es el impuesto que más ingresos le aporta al Ayuntamiento con 37,7 millones de euros al año. Pero no es el único. Las licencias de aperturas o las urbanísticas está previsto que aumenten en 2024. Entre otras razones, el desarrollo de planes como los de la zona de Poniente están aportando ingresos a las arcas municipales y está previsto que se siga construyendo el próximo año. Además se sumaría el ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras). La previsión es que estos tributos crezcan, según las fuentes consultadas. Y con ellos, también la recaudación del IAE (Impuesto de Actividades Económicas). Todo ello aún también por contabilizar.

A ellos se uniría la plusvalía (el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, IIVTNU) que se prevé siga aumentando el próximo año por encima de los 3 millones que se ingresaron el último. Y también la participación en los tributos del Estado.

El gobierno local tiene ahora que poner todos los números sobre el papel para crear un borrador de presupuestos que cuadren los ingresos con los gastos a los que se enfrentará en 2024 con la subida de costes o contratas como la de la basura, el alumbrado público o los parques y jardines, además de la carrera profesional de los funcionarios. Así, según las fuentes consultadas, la subida del IBI será una realidad aunque aún tienen que calcular en qué porcentaje.