La Comunidad Valenciana afronta los últimos días antes del final del estado de alarma con incertidumbre ante las restricciones. No obstante, lo que sí que está confirmado es que el próximo 9 de mayo se levantará el cierre perimetral de la autonomía, por lo que los ciudadanos de las provincias de Alicante, Valencia y Castellón podrán volver a viajar a otras zonas de España desde este domingo.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, confirmó el lunes que la restricción de la movilidad, que ha estado vigente durante más de seis meses, finalizará con el estado de alarma. El jefe del Consell aseguró tras reunirse con los agentes sociales que no se plantea la "implantación de otros cierres perimetrales a nivel local y provincial", ya que la situación de la pandemia de la Comunidad Valenciana es favorable en estos momentos.

Restricciones en la Comunidad Valenciana

Así pues, en la madrugada del domingo desaparecerá el estado de alarma y algunas de las medidas restrictivas para controlar la evolución de la pandemia del coronavirus. No obstante, el máximo responsable de la Generalitat ha anunciando su intención de mantener otras restricciones en la autonomía como el toque de queda, aunque se plantea reducir el número de horas. Para ello, buscará el aval del Tribunal Superior de Justicia, tal y como ya hizo el pasado mes de octubre, y se amparará en la Ley General de Sanidad de 1986. No obstante, los expertos en Derecho dudan de que el Consell logre tal apoyo para mantener las limitaciones.

Las comunidades se preparan para el fin del estado de alarma Agencia ATLAS / EFE

Tal y como ya informado INFORMACIÓN esta semana, Ximo Puig destacó en Alicante que hasta el momento el TSJ ha aceptado todas las peticiones planteadas por el Consell sobre la pandemia. Una actitud del alto tribunal que calificó como «muy prudente» y de «sensibilidad» hacia las necesidades de la autonomía.

Por su parte, los expertos y sanitarios abogan por mantener el cierre perimetral, aunque sea "más liviano", no creen oportuno la apertura del ocio nocturno ni de las concentraciones masivas e inciden en el uso "imprescindible" de mascarillas en interiores. Pese que finalice el estado de alarma consideran que no ha llegado el momento de relajarse.