La enfermería del Hércules sigue creciendo. El último en entrar: Víctor Villacañas. El atacante madrileño recibió una fea entrada en Olot que le provocó un corte en el tendón de Aquiles después de que los tacos de la bota de su defensor le golpearan en la parte posterior del pie. El extremo, que camina con muletas, tiene casi imposible llegar a tiempo de entrar en la primera lista de convocados de Lolo Escobar, dado que ayer aún seguía sin poder plantar con normalidad y ni siquiera se vistió de corto.

El exdelantero del Intercity se une a Nico Espinosa, Jack Harper, Ander Vitoria y Sergi Molina, que permanecen de baja y este domingo tampoco jugarán ante el Deportivo Aragón, que visita el Rico Pérez a las 18:00 horas.

El nuevo contratiempo en forma de ausencia en el ataque que sufre el Hércules llega en un momento en el que las sensaciones que emite el equipo son alarmantes, idénticas a las de aquel otro proyecto en descomposición al que salvó del desastre absoluto el estallido de la pandemia y el cierre en falso de la Liga debido a la activación del estado de alarma en todo el país.

El conjunto alicantino, cuyo objetivo era pelear por el primer puesto y el ascenso directo, ocupa plaza de promoción de permanencia y en las últimas cinco jornadas no ha sido capaz de ganar al Formentera (2-1), Manresa (1-1), Terrassa (3-1), Lleida (0-4) y Olot (1-1).

La última ocasión en la que el equipo alicantino estuvo tanto tiempo sin sumar una victoria fue en el curso 2020-21. En aquella ocasión, el Hércules sufrió una crisis tras igualar con el Alcoyano (0-0), Mestalla (1-1) y Orihuela (1-1) y perder ante el Atzeneta (2-0) y la Peña Deportiva (2-1).

El mal momento se repite

Esta sequía se se llevó por delante a David García Cubillo, tras los dos primeros partidos, y de Alejandro Estévez, después de los dos siguientes.

A la mala dinámica actual en la Liga se puede añadir un partido más con derrota, el de la Copa del Rey ante La Nucía (2-4).

El periplo calamitoso que protagoniza el Hércules actual está en el límite del que protagonizó en la temporada 2019-20, en la que fue incapaz de ganar en las seis primeras fechas del campeonato.

Ese mismo curso, el cuadro alicantino enlazó apenas unos meses después ocho partidos consecutivos sin sumar de tres en tres, incluido uno de Copa, y otra racha de cinco jornadas de Liga sin conocer la victoria ni marcar un gol, interrumpida, entonces, por la suspensión del campeonato por la propagación mundial del covid-19.