Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura Soler

La ordenanza de la vergüenza

Ordenanza de mendicidad en Alicante: «¿Cómo vamos a pagar esas multas? ¿Prefieren que estemos robando?» DAVID REVENGA

Aunque muchas personas no lo sepáis, quien escribe fue concejala en la legislatura 2007-2011 como responsable de Política Social en el Ayuntamiento de la ciudad de Alicante, entonces en la oposición.

En aquel tiempo, tuve el “dudoso honor” de que mi última intervención en Pleno fuera para ver como se aprobaba una detestable ordenanza contra la mendicidad y la prostitución en las calles, por supuesto con el voto en contra de mi grupo del PSPV-PSOE. Entonces, como ahora, gran número de ONG'S y muchos ciudadanos y ciudadanas alzaron la voz contra esta aberración pero, como siempre, la derecha insolidaria dio la espalda a quienes están más desprotegidos en esta sociedad. 

Eran tiempos donde el bipartidismo imperaba y los quince votos del grupo popular frente a los catorce de mi partido, el del puño y la rosa, arrasaron con los derechos de las personas más vulnerables y desprotegidas, los que se ven obligados a vivir en el espacio público, un lugar que pertenece a TODOS Y TODAS, aunque les pese a los de siempre, a los intolerantes.

Cuando mi partido estuvo de nuevo en el gobierno de esta ciudad, lo primero que hizo fue derogar este perverso y malintencionado decreto contra los llamados irónicamente “nadies” por el progresista escritor uruguayo Eduardo Galeano:

“…Y sueñan “los nadies” con salir de pobres, que algún mágico día llueva la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy…” y se deje a las personas circular libremente por la calle, añade una servidora. Parece, pues, que si la buena lluvia no lo remedia a partir del martes 15 de febrero en Alicante se acabarán los sueños de muchos que verán coartados sus derechos y que podrán ser gravemente multados y perseguidos.

Ahora que la derecha más extrema vuelve a ostentar la alcaldía de esta ciudad volvemos a las andadas ya que de aquellos polvos, estos lodos. La ciudadanía alicantina se preguntará ¿qué diferencia hay entre el PP actual y sus leales servidores de VOX contando con el beneplácito de los mal llamados centristas de Ciudadanos? Alicante no se merece a ninguno de los representantes de estos tres grupos políticos. Vergonya, governants, vergonya!. 

Como diría el presidente Allende, vilmente asesinado por la derecha totalitaria chilena, con tantas reminiscencias ideológicas en el equipo de mal gobierno del ayuntamiento alicantino pasado y presente, más temprano que tarde los socialistas volveremos. Y la derogaremos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats