Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura Soler

Disminuidos

Imagen de archivo de Javier Ortega Smith, secretario general de Vox FABIAN SIMON - EUROPA PRESS

Estos días hemos asistido perplejas a la noticia de que un diputado de la extrema derecha, pero extrema extrema de la de verdad, en Castilla y León se ha lanzado a nombrar a una procuradora de Castilla y León, así llaman allí a los diputados autonómicos, con el apelativo de “voy a hablar de usted como si fuera una persona normal“. Más allá de lo incalificable que resulta un comentario de estas características, no inhabituales en políticos miembros de VOX, debemos ser conscientes de que las palabras son un reflejo de la realidad; y en este caso no ha hecho más que mostrar la forma de pensar y sentir de un partido político que con su ideología y sus acciones, y ahora en el gobierno de una vasta región de España, pone en riesgo los cimientos de grandes hitos sociales, como el avance en derechos y libertades de las personas con discapacidad.

Así lo muestra y demuestra el lenguaje con el que se expresan destacados militantes del este partido con algunos hechos gravísimos como no permitir, junto al Partido Popular, otro grupo político de esa bancada defensora de los privilegios de los poderosos, que se modifique el término “disminuidos” de la Constitución por “personas con discapacidad”, tal como recoge la convención sobre este tema. Debo señalar, además, que a una servidora la han llamado por el apelativo de disminuida en una sesión de Corts Valencianes y también han apelado en tercera persona a los necesitados refiriéndose al colectivo, ejemplos de la gravedad que supone para la ciudadanía tan necesitada de avanzar en igualdad de oportunidades y evitar retrocesos de este calibre.

Seguimos luchando por hacer visible lo invisible y conseguir la integración de todos nosotros en una sociedad que, cada vez más, se va haciendo más integradora y consciente de la necesaria inclusión. Es una tarea dura que algunas llevamos practicando muchos años y esperamos que actitudes (y aptitudes) como las mostradas en el parlamento de Castilla y León, no tengan más recorrido aunque, todo hay que decirlo, viendo el lenguaje empleado por parte de esta derecha excluyente no somos demasiado optimistas. Seguiremos peleando con todas nuestras fuerzas para impulsar las necesidades y reconocimiento de nosotras y nosotros, personas con discapacidad, y evitaremos el uso de un lenguaje despectivo por parte de quiénes no entienden ni practican la democracia que tanto costó conseguir.

Como diría Paco Ibáñez, musicando a Gabriel Celaya, “Si he perdido la voz en la maleza / Nos queda la palabra “. y en nuestra mano está que no lleguen a las instituciones ni la derecha extrema ni quiénes los apoyan. La mayoría callada no puede ni debe consentir una sociedad que no sea tan justa como igualitaria, una sociedad basada en derechos y libertades para todas y todos. Tengámoslo en cuenta no podemos permitir que se menosprecie a los más vulnerables por el mero hecho de serlo.

Como cantaría Paco Ibáñez nos queda la palabra para denunciar alto y claro que la mayoría de esta sociedad no va a tolerar este tipo de discriminaciones nunca más. Aunque, quizás, de lo que no se ha dado cuenta esta gente es que los “disminuidos”, acepción tomada desde su ideología excluyente y totalitaria, son ellos. La sociedad avanza, a pesar del ruido que causan ideologías como las de VOX, y dice basta ya. Estamos contigo Noelia Frutos, diputada socialista en silla de ruedas. Y sigue luchando por lo que crees a pesar de las ofensas que te lance un diputado de la extrema derecha castellana que, además, por obra y gracia del Partido Popular, se ha convertido en vicepresidente del gobierno de Castilla y León, un tal García-Gallardo.

Es el momento de recordar aquellas palabras del pastor luterano Martin Niemöller, tantas veces mal atribuidas a Bertolt Brecht: “Primero vinieron por los socialistas y yo no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada porque no era judío. Ahora, están llamando a la puerta”. Más o menos.

Laura Soler | Diputada socialista por Alicante y Secretaria de Discapacidad y Autonomía Personal del PSPV PSOE

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats