«Grandes acuerdos» que posibiliten conseguir una España «más justa y mejor» y actualizar el texto de la Constitución para asumir la diversidad funcional y extender el reconocimiento de la igualdad también al ámbito territorial. Estas son las principales ideas que ha defendido este martes el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en el acto que se ha celebrado para conmemorar el Día de la Constitución. «Frente a aquellos que utilizan los conflictos nostálgicos de viejas guerras, es la hora de soluciones, porque las trincheras solo dejan víctimas», ha manifestado el propio Puig, que ha insistido en que «ahora» es el momento para alcanzar «diálogo, pactos y soluciones».

Alicante ha vuelto a ser el escenario elegido para llevar a cabo el acto del Día de la Constitución. A las instalaciones de Casa Mediterráneo también han acudido el resto de los miembros del Gobierno autonómico para participar en el cita conmemorativa, en la que se ha realizado la entrega de las distinciones de la Generalitat por la defensa de los derechos y las libertades constitucionales, así como otras autoridades, entre las que se encontraban el presidente de las Cortes, Enric Morera, el presidente de la Diputación y del PPCV, Carlos Mazón, y la delegada del Gobierno en la Comunidad, Pilar Bernabé.

La necesidad de abordar una reforma de la Carta Magna forma parte del discurso habitual del jefe del Consell. Del mismo modo, aboga por reforzar el Estado autonómico, lo que permitiría poner remedio a algunos de los problemas que se ven con más frecuencia en la agenda política, como son el de la falta de financiación que padece la Comunidad Valenciana, en general, y la provincia de Alicante, en particular, y el de la incorrecta distribución de los recursos hídricos.

Avanzar en la descentralización del Estado y la reforma de la financiación autonómica son dos de las reclamaciones que Puig viene realizando desde hace mucho tiempo. El jefe del Consell apuesta decididamente por una descentralización de las instituciones públicas, una manera de vertebrar el territorio que él mismo aplica en el ámbito de la Comunidad Valenciana, como se puede comprobar con la presencia de la Conselleria de Innovación y Universidades en Alicante o con la decidida apuesta que se está haciendo por la Vega Baja. En este sentido, los presentes en el acto también han intercambiado impresiones sobre un tema de actualidad, como es el de la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de fijar en A Coruña y Sevilla las sedes de las agencias de la inteligencia artificial y la espacial, en detrimento de Alicante y Elche.

Al margen de estar presente la plana mayor del Consell, en el acto han participado más de 200 invitados. Ante ellos, Puig ha puesto en valor el trabajo que se realiza desde las comunidades autónomas para la gobernanza de España y para coser las heridas territoriales que siguen sin cicatrizar. Ha defendido la necesidad de perfeccionar la actual Constitución, del año 1978, una época que apela al diálogo político y al consenso en busca de acuerdos, frente a la polarización que se está observando en los distintos parlamentos nacionales y autonómicos, ya sea el Congreso de los Diputados o las Cortes Valencianas, en los que se pronuncian discursos cada vez más radicales.

El presidente de la Generalitat cree que los acuerdos «no pueden esperar», sobre todo el «más elemental»: la consideración de todas las personas como iguales. Este ha sido el motivo que ha llevado al responsable del Consell a preguntarse «cuánto tiempo más tiene que pasar» para que al artículo 49 de la Carta Magna deje de hablar de «disminuidos» para referirse al colectivo de personas con diversidad funcional. Él mismo se ha ofrecido la respuesta a su pregunta, al asegurar que lo más razonable y conveniente es que «no pasara ni un día más».

Financiación

Entre el conjunto de tareas que considera que continúan a la espera de una solución, Puig ha enumerado en su discurso la necesidad de tener «una financiación justa para responder a la cuestión territorial», así como la renovación del Consejo General del Poder Judicial y «tener agua para siempre», en referencia a los nuevos recortes que ha sufrido el trasvase Tajo-Segura que perjudican a los agricultores de la provincia. Tampoco ha dejado pasar la oportunidad de hacer un llamamiento a la igualdad: «Es una manifestación, no de piedad, sino de justicia; no de compasión, sino de admiración».

En una fecha tan significativa como es la del 6 de diciembre, Puig ha recordado que se trata de un día que «une por la libertad, la democracia, los derechos humanos y que abrió la puerta al autogobierno». En este sentido, el presidente ha apostillado que «de aquella voluntad de consenso y entendimiento de la pluralidad, sin sectarismos, vetos ni exclusiones, emana la fortaleza de la convivencia». Esto no impide que la valenciana sea «la única comunidad autónoma que ha planteado propuestas de reformas abiertas» de la Constitución.

En el acto celebrado en Casa Mediterráneo se ha distinguido al Consejo de Infancia y Adolescencia de la Comunidad Valenciana, a la directora de AECN Editorial, Marta Senent, al actor Paco Moya, al deportista paralímpico Ricardo Ten y a la activista Noah Higón. Tras la entrega de los reconocimientos, el jefe del Consell ha incidido en la necesidad de modificar el artículo 49 de la Constitución para eliminar la palabra «discapacitado» de la Carta Magna.

Para Puig, la reforma del texto constitucional debe ir de la mano de una descentralización «por la igualdad territorial, en esta España de Españas hastiada de egoísmos y deslealtades, ensimismada en la caldera del kilómetro cero y apremiada de menos partidismos y más espíritu constitucional y sedienta de justicia en los recursos». También ha abogado por alcanzar una mayor igualdad real, que se puede apreciar en aspectos como «la erradicación del machismo, del odio con independencia de a quién se ame y de las desigualdades que se heredan».

Vicepresidenta

La número dos del Consell también ha tomado la palabra en Casa Mediterráneo. Aitana Mas ha vuelto a mostrar la misma sintonía que viene exhibiendo con Puig desde que fue nombrada vicepresidenta a finales del pasado mes de junio y ha destacado que la voluntad de la Generalitat pasa por «la descentralización política, la desconcentración territorial de la actividad socioeconómicay la puesta en valor de la diversidad funcional». La crevillentina también ha lamentado que Alicante es «uno de los territorios de la Comunidad con mayor desigualdad».

A la conclusión del acto, tanto Puig como Mazón han atendido a los medios de comunicación. El presidente de la Generalitat ha insistido en los mensajes que ha lanzado durante su intervención sobre la necesidad de una reforma constitucional con grades acuerdos que la avalen. Sobre la ley del «solo sí es sí» se ha posicionado en la necesidad de modificarla en el caso de que se consolide que tiene derivadas «no deseadas». En cuanto a las candidaturas de Alicante y Elche para las agencias estatales, ha afirmado que han servido para situar a las dos ciudades como referentes en estas materias de cara al futuro. 

Al jefe del Consell le han preguntado también sobre la posibilidad de que se produzca un adelanto de las elecciones autonómicas del próximo año, fijadas en principio para finales del mes de mayo. En su respuesta, ha recalcado que no está barajando este adelanto, ya que al Gobierno autonómico le queda todavía aprobar los presupuestos de 2023 y realizar «mucho trabajo» antes de convocar a la ciudadanía a votar.

Más duro se ha mostrado el presidente de la Diputación y líder del PPCV. Mazón ha criticado a Puig, al que ve «muy alejado de la realidad» porque se está «vanagloriando de éxitos que no son». En este contexto, el dirigente popular ha situado el recorte del trasvase Tajo-Segura, la pérdida de las agencias estatales que han ido a parar a A Coruña y Sevilla o la situación por la que atraviesa el sector de la cerámica en Castellón. «Algunos viven fuera de la realidad y pierden tren tras tren», ha finalizado Mazón.