Cambio de roles: el PSPV presiona ahora al PP con las competencias impropias de la Diputación de Alicante

El grupo socialista reclama que la institución provincial inste a la Generalitat a culminar el proceso del traspaso de los servicios sociales. Los populares y Vox tumban la propuesta de la izquierda

Una de las votaciones que se efectuaron este jueves en el pleno ordinario de la Diputación de Alicante del mes de noviembre

Una de las votaciones que se efectuaron este jueves en el pleno ordinario de la Diputación de Alicante del mes de noviembre

El debate de las competencias impropias que asume la Diputación de Alicante en materia de servicios sociales con los centros Doctor Esquerdo y Hogar Provincial fue uno de los más candentes del pasado mandato, aunque finalmente quedara opacado por otros que acabaron teniendo mayor trascendencia, como el del Fondo de Cooperación Municipal. El entonces presidente de la institución provincial, y ahora jefe del Consell, el popular Carlos Mazón, fue uno de los más activos a la hora de reclamar el traspaso de competencias. De hecho, en agosto de 2020 firmó un convenio para ello con la exvicepresenta y exconsellera de Políticas Sociales e Igualdad, Mónica Oltra, que ambos dirigentes catalogaron como «histórico». Ahora, con Mazón en el Palau de la Generalitat, cambian los roles y es el PSPV-PSOE el que apremia a cumplir con esta cuestión.

Instalación de fotovoltaicas en la provincia

Compromís presentó una moción para reclamar una «transición ecológica democrática y respetuosa con el medioambiente». En este sentido, cuestionó la actuación del Gobierno central con respecto a la instalación de grandes plantas fotovoltaicas en la provincia de Alicante. La coalición valencianista solicitó, entre otras cuestiones, que se inste al Ejecutivo central a respetar las competencias autonómicas sobre ordenación del territorio y a no autorizar proyectos que incumplan la normativa autonómica. La propuesta contó con el apoyo del grupo popular, la abstención del PSPV y el voto en contra de Vox.

Prueba de ello es la moción que el grupo socialista presentó en el pleno ordinario de este mes de noviembre, que se celebró ayer. La propuesta del PSPV, que contó con el apoyo de Compromís, no salió a delante, ya que tanto los diputados del Partido Popular como la representante de Vox votaron en contra. Los populares justificaron su negativa en que el equipo de gobierno de la Diputación y el nuevo Consell están trabajando en la culminación del proceso, pese a la «negativa herencia» que consideran que les ha dejado el Botànic tras sus ocho años de Gobierno autonómico. En este contexto, el diputado popular José Antonio Bermejo también puso en valor que en los presupuestos de la Generalitat, cuyo proyecto se ha conocido esta semana, se han aumentado las partidas que se destinan a las áreas de Sanidad y Servicios Sociales.

«Se trata de una firma muy buscada y un claro ejemplo de que la voluntad se puede convertir en un hecho», manifestaba Mazón hace tres años tras la firma con Oltra. Aquella colaboración incluyó el traspaso a la Generalitat de parte de los gastos de teleasistencia que la Diputación asumía como competencia impropia. El acuerdo también ponía en marcha los trámites para el traspaso de las competencias del Doctor Esquerdo, en primer lugar, y del Hogar Provincial, posteriormente, un asunto con el que ahora presiona el grupo socialista, como quedó patente en el pleno que se celebró este jueves.

La diputada Raquel Marín fue la encargada de defender la propuesta llevada por los socialistas al pleno. «Hace falta transferir los dos grandes centros», afirmó en referencia al Doctor Esquerdo y al Hogar Provincial. «Esto lo deberían haber pedido hace ocho años ya. La Diputación lleva trabajando mucho tiempo en ello y lo que hace ahora el grupo socialista es un brindis al sol», replicó el popular Bermejo.

El texto que llevaron los socialistas al pleno partía de la base de que hay que instar al Consell a culminar el proceso, garantizando la máxima transparencia en la transferencia de las competencias, contando con los colectivos afectados y asegurando que estos servicios se sigan prestando desde el ámbito de la gestión pública y directa. En este contexto, el portavoz de Compromís, Ximo Perles, planteó, en alusión a la gestión de Carlos Mazón, que «hay que aclarar si se trataba de una batalla o no» y «si ahora que es presidente de la Generalitat va a continuar igual». Por su parte, la portavoz de Vox, Gema Alemán, afirmó que está de acuerdo con la liberalización económica que supondría para la Diputación transferir las cuentas, pero que no compartía las formas del planteamiento del grupo socialista.

La intermodal y el festivo del 24 de junio

El pleno de noviembre en la Diputación fue variado en cuanto a las cuestiones abordadas. Otra de las mociones que se presentó, en este caso por parte de Compromís, trataba sobre la estación intermodal del TRAM de Alicante, con el objetivo de que desde la institución provincial se inste a la Generalitat a adjudicar el proyecto de forma inmediata. El PSPV la apoyó, Vox se abstuvo y el PP votó en contra. Por su parte, los socialistas también plantearon que se inste al Consell a reconocer el 24 de junio como festivo de carácter autonómico. Ni el grupo popular ni Vox se sumaron a esta propuesta, alegando que se trata de una decisión del Gobierno central.