La exhibición pública de la Gloriosa Enseña del Oriol en el balcón del Ayuntamiento de Orihuela volvió a reunir ayer a cientos, miles de oriolanos que quisieron participar en uno de los actos centrales de las Fiestas de la Reconquista. El estandarte, que data de 1594, cruzó el umbral al filo de la medianoche dando inicio al día grande de los festejos que se conmemoran cada mes de julio para recordar la recuperación de la ciudad por las tropas cristianas tras la invasión de las huestes moras.

«Os quiero pedir un favor: que cerréis los ojos, porque para vivir la fiesta no es necesario ver, tan solo percibir el olor de la pólvora, escuchar las marchas moras y cristianas y sentir en el corazón el orgullo de ser oriolano». Esas fueron algunas de las palabras que dedicó a sus vecinos la Síndica Portadora de la Gloriosa Enseña del Oriol en este 2018, Mayte Sánchez Cánovas, cuya discapacidad visual no le impide sentir la fiesta como la que más.

Exhibición pública de la Gloriosa Enseña del Oriol en el Orihuela

Sánchez es directora territorial de la ONCE en Orihuela, Vega Baja y Torrevieja y ayer puso en valor el objetivo primordial de esa entidad que ha cumplido 80 años, que no es otro que «trabajar para conseguir la inclusión social de las personas ciegas y deficientes visuales o con otro tipo de discapacidad». A ese respecto se mostró segura de que «con la implicación de todos conseguiremos cumplir nuestros sueños: la plena integración y accesibilidad universal» y pidió un deseo: «que sigamos trabajando unidos para conseguir una fiesta de todos y para todos».

Mayte Sánchez es la tercera mujer en la historia que ostenta el cargo de Síndica y, como manda la tradición, hoy será la encargada de llevar la Gloriosa Enseña, conocida también como «El Pájaro», por el oriol que la corona, durante la procesión y el posterior pasacalles arropado por la música, los aplausos y la alegría de las comparsas.