Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claro denuncia ante el Seprona el abandono de la protección medioambiental de Cala Mosca

La organización política sostiene que el promotor no cumple con su obligación de mantener el perímetro que impide el pisoteo constante de especies vulnerables

Tramo litoral de Cala de la Mosca donde están previstas más de 2.200 viviendas D.P.

El partido Claro ha denunciado ante el Seprona, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, que el promotor de la parcela Alameda del Mar, más conocida como el sector de Cala Mosca, el último kilómetro virgen de la costa de Orihuela, donde están previstas más de 2.200 viviendas, está "incumpliendo de manera flagrante su obligación de proteger las especies de fauna y flora" endémicas y vulnerables, como son la jarilla cabeza de gato y el caracol tudorella mauretanica.

En este sentido, la organización política ha recordado que en 2014 la constructora protegió con un vallado perimetral los rodales donde se encontraban. Sin embargo, "desde 2018 se han ido degradando por falta de mantenimiento" sin que se hayan repuesto. "Comprobamos un lamentable abandono de las zonas donde sobreviven estas especies, que están sometidas a una agresión por el pisoteo constante de senderistas, ciclistas y mascotas". Por ello, ha solicitado "una intervención urgente para que la protección sea restaurada, permitiendo la recuperación de su hábitat y número de ejemplares".

Según el partido, el Seprona ha trasladado la denuncia a la Fiscalía Medioambiental y al Juzgado de Orihuela "por si se considerara delito esta negligencia ambiental del promotor".

Además, Claro ha indicado que "esta destrucción se vería agravada por la aprobación en el pleno de septiembre del plan parcial con el que se retoma la construcción de más de 2.200 viviendas en vez de las 1.500 aprobadas en el proyecto original en 2007".

Hace unos días el promotor anunció que dedicará 60.000 metros cuadrados, un 13,6% del terreno, a una microrreserva de flora. Una protección modélica, según el agente urbanizador, que Claro ha calificado de "alarde" y "falacia", ya que "choca frontalmente con el abandono y la negligencia observada en todos estos años en su obligación de protección". Además, ha subrayado que debe aclarar si en esos 60.000 metros cuadrados que dijo que cederá se incluyen "los 30.000 que la Conselleria de Medio Ambiente aprobó en 2014 a petición del Ayuntamiento, presidido por los Verdes en aquel año".

Por último, han señalado que "Cala Mosca es un plan plagado de irregularidades, con más sombras que luces". En este sentido, ha recordado que el Ministerio de Transportes ha denunciado en los tribunales la modificación del plan parcial, por "hacer caso omiso a un informe preceptivo", y que "el promotor también obvia otros informes legales y medioambientales pendientes que le impedirían la construcción de un megaproyecto que desgraciadamente añadiría un 20% más a la población de la costa, lo que agravaría enormemente el deterioro de los ya de por sí deficientes servicios básicos que nos presta el Ayuntamiento de Orihuela".

Claro, que presentó más de 7.000 firmas al Parlamento Europeo en 2010, ha advertido de que seguirá luchando por "preservar esta última zona natural del litoral libre de cemento y ladrillo". El partido, junto con colectivos ecologistas y vecinales, ha presentado alegaciones al Plan de Acción Territorial de la Vega Baja para desclasificar el sector y que pase a ser infraestructura verde, impidiendo así su urbanización.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats