30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de consenso bloquea las conclusiones de la comisión de limpieza viaria de Alicante

El gobierno municipal no consigue sumar el respaldo de ningún grupo de la oposición para avalar su gestión

Un instante de la comisión de limpieza, que ha vuelto a celebrarse de manera telemática

Un instante de la comisión de limpieza, que ha vuelto a celebrarse de manera telemática

Sin conclusiones, al menos por el momento, de la comisión de limpieza viaria. La falta de consenso entre los grupos ha impedido este jueves aprobar un documento sobre una comisión que se aprobó en pleno en septiembre de 2019 y que durante sus sesiones ha visto pasar a técnicos municipales, dos exconcejales del área de Limpieza (Víctor Domínguez y Miguel Ángel Pavón), además del actual responsable de la concejalía, el popular Manuel Villar. No asistieron el resto de exediles desde que en 2013 entró en vigor el actual contrato, que finaliza el próximo mes de agosto. Tampoco acudió a la comisión ningún representante de la actual adjudicataria (FCC, Ferrovial y Cívica, de Enrique Ortiz), que optó por responder a las preguntas formuladas por los grupos por escrito.

Tras la defensa de las conclusiones de cada uno de los diferentes grupos (el bipartito ha presentado un documento conjunto), nadie ha conseguido aunar el apoyo suficiente para aprobar su texto. El equipo de gobierno no ha sumado el apoyo de ningún grupo de la oposición, tanto la izquierda como Vox se han opuesto. Los grupos progresistas han conseguido todos ellos el mismo resultado: han logrado el apoyo del resto de partidos de su bancada, pero el rechazo del gobierno municipal y de Vox. Los ultras, por su parte, no han conseguido ningún respaldo, con la única abstención del PSOE. Así, el secretario de la comisión ha propuesto que los grupos se sienten a intentar consensuar un documento que consiga la mayoría para poder elevarlo al Pleno. Con ese objetivo, se han dado dos semanas de plazo para negociar un texto conjunto. La próxima sesión, y presumiblemente la última, se celebrará en dos semanas, el 23 de abril.

Valoraciones

El equipo de gobierno, a través del concejal Villar, ha vuelto a defender que "Alicante está mejor que cuando entramos a gobernar, pero no está como nos gustaría que esté, queda por hacer". "El pliego existente se está exprimiendo al máximo. Con este pliego, es complicado prometer que Alicante puede estar infinitamente mejor. La labor principal de esta concejalía es la fiscalización".

Tras la comisión, el socialista Raúl Ruiz ha reiterado la "nefasta gestión" del equipo de gobierno en el área limpieza viaria, "así como la ausencia de control sobre el contrato y la voluntad de la Concejalía de Limpieza por neutralizar cualquier seguimiento de la Comisión sobre los servicios prestados". "Una dejadez de funciones que ha derivado en que las comparecencias técnicas hayan tenido lugar sin acompañarse de documentación alguna que poder evaluar por los grupos representados en la Comisión", según ha señalado. Desde Unidas Podemos, el portavoz, Xavier López, ha defendido que esta contrata "es la gran estafa", ya que la "ciudad está permanentemente sucia, generando una brecha social entre barrios". "No sé qué huele peor, si el vertedero de Fontcalent o este contrato". En Compromís, el portavoz, Natxo Bellido, ha criticado la "ausencia de participación ciudadana", considerando que "si no se alinean las tres patas (UTE, Ayuntamiento con la fiscalización y la ciudadanía" no se conseguirá mejorar la situación. "El lema del bipartito es 'tarde y mal' y eso va a pasar con esta contrata. Hablamos de un absoluto descontrol y desmadre de las grandes contratas. Y eso es muy peligroso. Habrá que trabajar en una nueva comisión, que debería salir adelante de manera consensuada para hablar de un asunto tan fundamental como controvertido con la limpieza en Alicante". Por último, desde Vox, el portavoz, Mario Ortolá, ha incidido en aspectos fundamentales: "La falta de control, al igual que sucedió en la limpieza de colegios; el subparque de San Juan, que se ha pagado sin tenerlo". "Por decir algo positivo, destacaría la división de lotes del nuevo contrato, alejándonos de la municipalización del servicio", ha apuntado Ortolá, quien lamenta que "el servicio es ineficiente, parece una inercia que los grandes contratos no se fiscalicen, y no es de ahora". "Nuestra opinión es negativa, Alicante es una ciudad sucia. Las ingentes cantidades de dinero no han solucionado nada".

Compartir el artículo

stats