Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obdulia Gómez Francés, que fue costurera de hospital, cumple 100 años

Previamente, la centenaria, que crió a 3 hijos y tiene 6 nietos y 8 biznietos, trabajó cosiendo en la sombrerería de su familia en la calle Bailén de Alicante

Obdulia Gómez Francés rodeada de su familia

Nueva centenaria en la provincia de Alicante. Obdulia Gómez Francés, que trabajó como costurera en el Hospital General de Elda confeccionando sábanas y batas de médicos, acaba de celebrar su 100 cumpleaños rodeada de su familia. Sus padres tenían una sombrerería en el centro de Alicante "Obdulia Francés Modas", situada en la calle Bailén, que permaneció abierta hasta el año 1960. Desde esa fecha trabajó en el citado hospital hasta su jubilación.

La mujer nació en Alicante el 13 de junio de 1922. Contrajo matrimonio con Juan Reig Lizán en 1942, tuvieron 3 hijos, Rigoberto, María Isabel y Juan, aunque este último falleció el 6 de enero de 1995.

Obdulia con los más jóvenes de la familia

Su marido murió a los 67 años el 22 de diciembre de 1987 dejándola viuda, y tiene 6 nietos y 8 biznietos, que se reunieron al completo para celebrar su cumpleaños en un restaurante de Torrellano, después de permanecer muchos meses sin verla durante lo peor del covid por las restricciones en los centros de mayores ya que vive en uno de ellos.

Hasta el año 2002, Obdulia Gómez Francés tenía su domicilio en la calle Bailén, en pleno centro de Alicante, y partir de ese año entró en la residencia de la tercera edad Madre Elisea, situada en Sant Joan d'Alacant.

Receta de un alicantino centenario para una larga vida: no beber, no fumar y comer sin excesos

Receta de un alicantino centenario para una larga vida: no beber, no fumar y comer sin excesos Rafa Arjones

Uno de sus nietos, Jesús Martínez Reig, explica que su abuela está muy bien a sus 100 años, sobre todo de cabeza. Lo más delicado de su salud es que sufre diabetes, enfermedad que le fue diagnosticada con 55 años. Por ello, "tiene la vista que no ve muy bien, por lo demás está perfectamente y tiene una gran memoria", explica.

A Obdulia Gómez Francés también le cuesta un poco caminar, por lo que recurre a una silla de ruedas.

"Cuando se cerró la sombrerería, se sacó las oposiciones de costurera a la primera. Por entonces hacían un examen. Obtuvo la plaza en el Hospital General de Elda"

Jesús Martínez Reig - Nieto

decoration

"Su madre tenía una sombrerería en el centro de Alicante y ella era la costurera. El tema de la costura siempre le ha gustado. Cuando se cerró la sombrerería, se sacó las oposiciones de costurera a la primera. Por entonces hacían un examen. Obtuvo la plaza en el Hospital General de Elda", explica su nieto, que recuerda que de pequeño alguna vez entró con ella al centro y había "un montón de mujeres con máquinas de coser grandes, confeccionaban en unas salas las sábanas de los pacientes y las batas de los médicos. Toda esa ropa antes se hacía en los hospitales".

Actualmente, está en una residencia de mayores, donde ha hecho un grupo de amigas con las que ven la tele, sobre todo concursos, y juegan a las cartas. "Cuando era más joven leía muchísimo, la recuerdo tener siempre un libro en la mesita de noche, era una gran lectora sobre todo de novelas de misterio como las de Agatha Christi". Fue ella la que optó por ir a vivir a una residencia ya que, en su casa del centro de Alicante, se encontraba sola. "Ella vivía en la calle Bailén, se aburría mucho porque ya no estaba la gente de su generación". Con su pensión quiso pagarse la plaza en el centro de mayores, que además es de monjas, donde puede acudir a misa como le gusta ya que, explica su nieto, siempre ha sido muy religiosa.

En la celebración del cumpleaños con su familia se emocionó de poder estar con todos ."Fue una alegría juntarse con los hijos y nietos porque no podíamos ir a visitarla como normalmente vamos por el covid. Hasta hace poco no te dejaban prácticamente entrar".

Pese a vivir una guerra civil, no es un tema del que sus abuelos hayan tocado mucho en casa, apunta el nieto, "pero sí recuerda que en los bombardeos de Alicante entró una bomba en su casa de la calle Bailén por el patio de luces pero no llegó a estallar".

Felicidades y que cumpla muchos más.

Compartir el artículo

stats