Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un final de fiesta con pólvora en San Blas

Los Moros y Cristianos concluyen la celebración con las embajadas y la capitulación del bando de la media luna

31

Pólvora para el fin de fiesta en San Blas Rafa Arjones

Los Moros y Cristianos de San Blas han llegado a su final como marca la tradición, con las embajadas y la capitulación del bando de la media luna en una última jornada, la de este lunes, que arrancó con los habituales almuerzos en los cuarteles, que prosiguió con la primera de las embajadas, que se celebró más tarde de los previsto, y que continuó con la comida como previa de la segunda y definitiva embajada, que dio paso a la capitulación mora. Tras esa recreación, las fiestas celebraron el punto final con un castillo de fuegos artificiales.

Así finalizaron los días grandes de las fiestas del barrio alicantino, que volvieron este 2022 tras dos años de parón por la pandemia de covid.

El pasado viernes, y al ritmo de las escobas, los moros y cristianos de San Blas entraron en sus días grandes. La fiesta del barrio alicantino celebró la entrada de bandas "Antonio Carrillos", que arrancó al final de la calle Pintor Gisbert y se prolongó hasta el castillo. Posteriormente tuvo lugar el homenaje al festero fallecido, con coronas de laurel en honor a todos aquellos que ya no están. Por la noche, las calles del barrio alicantino celebraron el tradicional desfile de la Nit de l'Olla, conocido como el "desfile de las escobas".

Desde el primer día, la presidenta de los Moros y Cristianos de San Blas, Mar Marín, destacó las "ganas de fiesta" que hay en el barrio, "donde en lugar de haber bajas en el censo ha habido alguna alta incluso".

Estos actos del pasado viernes, sumados a la retreta del día anterior, sirvieron como prolegómenos a los días más esperados de los Moros y Cristianos de San Blas, que celebraron el pasado fin de semana las esperadas entradas, tanto del bando de la cruz como de la media luna.

Este sábado, la entrada cristiana retumbó en las calles de San Blas por primera vez en tres años. Los Lucentinos capitanearon un esperado desfile en el que los coloridos trajes y las armas han lucido con intensidad y en el que el público que coparon las calles. El capitán cristiano, Germán López García, y su Dama, María José Escribano Centeno, abrieron una Entrada en la que la celebración por la vuelta de la fiesta fue protagonista. Aragoneses, Templarios, Cruzados, Navarros, Cántabros, Almogávares, Caballeros de Montesa, Cides y Caballeros Hospitalarios desfilaron tras la capitanía cristiana, con los Leoneses, que ocupaban el cargo de alferecía, cerrando el paso.

Un día después, este pasado domingo, el bando moro, con los Abbasidas como capitanes, volvieron a recorrer San Blas tras dos años sin que las medias lunas ondearan. El Capitán Moro, Luís Amat, y la Favorita, Susana Boluda, estuvieron acompañados en su boato por bandas como la Unión Musical l'Aurora de Sella, que estrenaron la marcha mercenaria "¡Guerra!" de Miquel Morales, además de todo un séquito de escuadras, ballets y espectáculos. Tras los Abbasidas desfilaron Nómadas, Abencerrajes, Magenta, Alfaquíes, Marrakets, Beduinos, Negros Senegaleses y Abbasíes. Negros Kabileños, la Alferecía mora, cerraron la primera entrada.

Compartir el artículo

stats