Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Patronato Costa Blanca se lanza a la captura de los turistas en cuanto pisan el aeropuerto

La Diputación lanza junto a Aena una campaña de promoción en la terminal para incentivar el consumo y "redirigir" a los turistas hacia municipios y productos

14

La Costa Blanca "se vende" en el aeropuerto Alex Domínguez

El Patronato Provincial de Turismo ha iniciado esta semana, en colaboración con Aena, una campaña de promoción en el aeropuerto de Alicante-Elche destinada a influir en los turistas e incentivarles a que visiten la provincia, no solo se queden en la playa y, de paso, adquieran productos que se fabrican en Alicante: desde la clásica tableta de turrón a una caja de vinos, juguetes, alcachofas o níspero en almíbar. El objetivo es, según explica Jose Mancebo, director de Patronato es poner en valor los atractivos de la provincia y dinamizar el consumo. La campaña se completa con una estrategia digital, esta ya más para captar al turista que decide sus vacaciones y reserva a última hora, la tónica del verano. Los carteles se han colocado estratégicamente y es lo primero que se encuentran los turistas tras bajar del avión y acceder a la terminal.

Esta mañana, la directora del aeródromo, Laura Navarro, y el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, han supervisado los paneles. De hecho, el aeropuerto constituye la principal entrada de los turistas que visitan la Costa Blanca. Sin esta infraestructura resultaría imposible explicar el fenómeno turístico de la provincia.

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha presentado esta mañana la ‘Campaña de reactivación de mercados 2022’ que impulsa el Patronato Provincial de Turismo con el triple objetivo de incentivar los principales productos de la Costa Blanca en la fase de postventa; incrementar las reservas de última hora en el mercado autonómico y nacional y poner en valor el Aeropuerto Alicante-Elche Miguel Hernández como principal puerta de entrada al destino. Esta acción promocional pretende alcanzar a más de 5 millones de pasajeros que se estima llegarán este verano a la provincia a través de la terminal aeroportuaria. 

  Según ha detallado el responsable institucional, la propuesta contempla una serie de acciones cuyo epicentro se desarrolla en la terminal aérea alicantina, pero también en diversas plataformas y medios digitales. Durante el acto, que ha contado con la intervención de la directora del aeropuerto, Laura Navarro, y del director del Patronato Costa Blanca, José Mancebo, se ha expuesto que, tras la pandemia del covid y el levantamiento de las restricciones, este verano se producirá una reactivación del turismo, “motivo más que significativo para recuperar nuestra cuota de mercado”, ha puntualizado Mazón. Además, ha insistido en que, a través de esta campaña, “posicionaremos a la provincia de Alicante como destino de referencia nacional e internacional, tanto para nuestros turistas tradicionales como para otros nuevos”.

En este sentido, ha explicado que se trata de “una campaña de bienvenida, de retorno a la Costa Blanca, ya que por fin recibimos a turistas de toda Europa, de toda España, de todo el mediterráneo y del concierto internacional para mostrar lo mejor de nosotros”, al tiempo que ha enfatizado que cada vez que alguien llega la provincia “es una fiesta, un motivo de alegría”. Según ha detallado el presidente, “esperamos más de 5 millones de turistas este verano a través de 31.000 vuelos que van a operar desde nuestro aeropuerto”.

Carlos Mazón explicando a Laura Navarro, detalles de la campaña Alex Domínguez

El desarrollo de esta campaña, que ya está en marcha, contempla tematizar hasta el próximo mes de noviembre la zona de llegadas de la terminal alicantina, tanto la de acceso a pasajeros de la zona Schegen como la de fuera de ella, con vinilos en los que se han impreso imágenes de lugares emblemáticos y productos turísticos de la Costa Blanca. Gastronomía, deportes, congresos, enoturismo o entre otras propuestas, copan diversos paneles del recorrido aeroportuario, previo a la recogida de equipajes.

El aeropuerto Alicante-Elche Miguel Hernández es una de las principales vías de entrada de turistas a la Costa Blanca. En el último año prepandemia, en 2019, más de 15 millones de pasajeros, procedentes principalmente de Reino Unido, Alemania, Holanda, Bélgica, Noruega y diversos puntos de España, recalaron en la terminal. Este verano hay una previsión de 30.862 vuelos desde las principales ciudades europeas que ofertan 5,4 millones de asientos, unas cifras que suponen un 95% de recuperación del tráfico anterior al coronavirus.

 El balance de tráfico de pasajeros del primer semestre de año arroja la cifra de 5,5 millones de turistas, una cifra que supera con creces a la de 2021 (910.000 viajeros) pero todavía un 25% por debajo debajo de los 6,8 millones de pasajeros que se movieron por la terminal en el mismo periodo de 2019, el mejor año de la historia del turismo en la Costa Blanca. Los datos ratifican que la recuperación del tráfico aéreo comienza a ser una realidad pero todavía falta un tiempo para volver a la normalidad total, que no será hasta 2024, aunque las expectativas de tráfico para julio,agosto sean excelentes. Del balance hasta junio, destaca el que unos cuatro millones fueron turistas extrajeros. La cifra contrasta con el buen dato del turismo nacional, que va a ser el gran protagonista de la temporada alta.

Las compañías aéreas tienen programados 12 millones de asientos para la temporada de verano que arrancó el último domingo de marzo y se prolonga hasta finales de octubre, lo que supone un aumento del 2,2% con respecto a la programación final de cierre de temporada de verano de 2019, antes del inicio de la pandemia.

Esta cifra es el resultado de los últimos ajustes realizados por parte de las compañías aéreas, que son habituales en las semanas previas al inicio de la temporada. En estos datos no se ha incluido la programación de vuelos con Ucrania y Rusia, cuyo conflicto restará 500.000 turistas. En cuanto a los movimientos programados son 67.000 vuelos, un ligero descenso de tan solo 0,2% con respeto a la temporada de verano de 2019. El crecimiento de las plazas es superior gracias a que los aviones tienen mayor capacidad.

Europa sigue siendo el área con más plazas ofertadas para esta temporada alta con más de10 millones de plazas (2% menos que en 2019). España cuenta con más de 1.690.000 asientos (29% más respecto a 2019) y África registra más de 336.000 plazas ofertadas (14% más que en 2019), al volverse a programar enlaces con varias ciudades de Marruecos como Tetuán, Fez, Casablanca y Marrakech.

Ocupación hotelera

Por otro lado, la patronal hotelera Hosbec, ha hecho públicos este los datos sobre la ocupación hotelera en la primera quincena de julio, primer periodo del grueso de la temporada alta turística. En esta quincena se han cumplido los pronósticos y los datos de ocupación se han situado en valores próximos a los de 2019 prácticamente en casi todos los destinos, confirmando la fortaleza de la actividad turística, según Hosbec.

"A pesar de los inconvenientes que se están sucediendo en este inicio de temporada, las ganas de viajar y las vacaciones vuelven a escalar posiciones en la prioridad de gasto de los consumidores españoles y europeos. A la vista de los datos parece que, al menos en el inicio de la temporada, las dificultades económicas, la situación de los aeropuertos o la séptima ola de covid no están afectando de forma importante al ritmo de reservas", subraya la patronal, como avanzó este periódico el sábado pasado. .

Benidorm es el destino en el que la distancia sobre julio 2019 se abre hasta más de tres puntos, pero su marcado componente internacional ha hecho que sea el destino más afectado por las cancelaciones, huelgas y caos que se vive en muchos aeropuertos y en especial a los que unen Reino Unido con el aeropuerto de Alicante-Elche. Destacan de nuevo los portugueses que aparecen como tercer mercado en importancia después de españoles y británicos, por lo que se ha recuperado la tradicional estructura del mercado internacional.

La Costa Blanca mantiene su tendencia y roza la normalidad de 2019, lo que igualmente ocurre en Valencia que registra el mejor dato de ocupación media con un 89,3% en esta primera quincena gracias al buen comportamiento sobre todo del mercado nacional. Castellón mantiene un 74,3% de ocupación media, construida sobre un 82% de mercado nacional Las previsiones para la segunda quincena de julio marcan ritmos muy similares a estos, por lo que la ocupación de julio estará entre el 85% y el 90% de media a final del mes.

Laura Navarro y Calos Mazón caminan por un pasillo junto a la publicidad Alex Domínguez

Sostenibilidad

Por otro lado, el aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández ha dado un paso más hacia la sostenibilidad medioambiental al conseguir el Nivel 2 de la certificación Airport Carbon Accreditation, un programa que permite, de manera independiente, evaluar y reconocer los esfuerzos de los aeropuertos para la gestión y reducción de sus emisiones de CO2.

El programa Airport Carbon Accreditation establece un sistema de acreditación basado en niveles, que responden a compromisos progresivos de reducción de las emisiones de CO2 derivadas de la actividad aeroportuaria. El aeropuerto ha logrado el Nivel 2 del programa, pasando del nivel de “Inventario” al nivel de “Reducción”, gracias a la implantación de un Plan de Gestión del Carbono el cual incluye una batería de medidas, encaminadas a minimizar su huella de carbono.

Para ello, el aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández ha calculado las emisiones anuales de carbono y descrito las fuentes de emisión de CO2 dentro del límite operacional del gestor aeroportuario. Es decir, aquellas que proceden de fuentes o procesos que son propiedad o están controladas por Aena (emisiones directas, como las procedentes de combustibles fósiles, o las asociadas al consumo de energía eléctrica). Con dicha información, se ha elaborado la huella de carbono, que fue verificada por un organismo independiente, de acuerdo a GHG Protocol y a las directrices del Airport Carbon Acreditation.

La neutralidad en carbono forma parte, según Aena, del principal objetivo estratégico incluido en el Plan de Acción Climática 2021-2030 de Aena, que incluye actuaciones para la mitigación de los efectos del cambio climático. Estas acciones permitirán a Aena alcanzar en 2026 la neutralidad en carbono y en el camino hacia la consecución del Net Zero en 2040, se obtendrá una reducción del 94% en 2030 de las emisiones por pasajero asociadas a las operaciones propias de Aena. 

Compartir el artículo

stats