Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las helados artesanos alicantinos, referentes dentro y fuera de España

A nivel internacional compiten por la Copa del Mundo en la selección española, donde solo encuentran rival en los italianos, habituales ganadores de estas competiciones

Una mujer compra un helado artesano en Alicante. PILAR CORTÉS

Los heladeros artesanos se encuentran a pleno rendimiento por primera vez desde la pandemia. Así lo señala el presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos (Anhcea), Marco Miquel Sirvent, que también tiene su propia heladería en Dénia: "A partir de Semana Santa ya se notó que la gente tenía ganas de consumir helado y salir a la calle. Ahora, en pleno verano, hemos notado que el turismo extranjero está respondiendo y se está trabajando como antes de la pandemia. Estamos contentos". Un helado artesano que, en España, es principalmente alicantino, y se enfrenta año tras año al italiano, su gran rival por los premios internacionales.

Solo en la provincia, hay más de mil establecimientos de helados artesanos, y otro gran número en toda España es también de heladeros alicantinos. Algunos, incluso, compiten con sus creaciones a nivel internacional. La selección nacional de heladeros artesanos cuenta principalmente con creadores de Ibi y Xixona, que es de donde son la mayoría de artesanos, según Anhcea.

"Este año parece que está habiendo tendencia a los chocolates", indica el presidente de los heladeros artesanos

decoration

En el año de la vuelta a la normalidad en la sociedad, también ha vuelto a la normalidad en los favoritismos: "Este año parece que está habiendo tendencia a los chocolates", indica Marco Miquel. Una vuelta al chocolate que se produce por dos factores: "Hay una mayor variedad de chocolates en toda la gama y esa variedad es la que está primando. En general, lo que va buscando la gente son cosas nuevas, pero tras los resultados la gente tiende a ir a los tradicionales".

En la Comunidad Valenciana, indica la asociación, hay cerca de 2.500 establecimientos. Gran parte de ellos, el 45%, están en la provincia de Alicante, mientras que un 39% están en la de Valencia y un 16%, en Castellón. En total, son cerca de 8.900 empleados que generan una industria que supera los 60 millones de euros al año. Sin embargo, la heladería artesanal ya es un asunto nacional: "Tenemos asociados y gente en la directiva que tiene sus establecimientos en otras autonomías como Cataluña, el País Vasco, Galicia o Madrid. Cuando hemos hablado en las reuniones que mantenemos, el sentir está generalizado", comenta Miquel respecto a la recuperación del sector.

La heladería Masiá, en San Vicente del Raspeig. ANTONIO AMORÓS

De hecho, el pasado febrero, el pastelero Albert Roca obtuvo el premio nacional al mejor helado artesanal de España, en la cuarta edición de este campeonato que organizó Anhcea en el recinto ferial de Ifema, en Madrid. Roca forma parte de un equipo español en el que se encuentran veteranos de la provincia, como Masiá, que capitaneó al equipo subcampeón del mundo en 2016, y Sirvent.

Sin embargo, la pandemia ha supuesto un revés para el sector, que en 2022 ha recuperado su funcionamiento habitual por la respuesta de la gente: "Ahora es cuando estamos en plena campaña. Desde abril, las terrazas están llenas y la gente compraba". La percepción del fin de la pandemia, señala el presidente de los artesanos, ha sido un factor clave para este efecto rebote: "Creo que después de dos años encerrados la gente tenía ganas". Además, apunta Miquel, "la climatología ha acompañado".

Aumento de costes

Sin embargo, no está siendo una temporada libre de problemas. Al igual que en otros sectores, la subida del precio de las materias primas junto al aumento en el precio de los suministros eléctricos ha afectado a la planificación del año: "El principal problema es que el ingrediente sabes lo que te cuesta, pero el recibo de la luz y otros suministros no. Ahí es donde estamos más preocupados, porque el año pasado ya tuvimos un aumento del 100% en el precio. Un precio que está subiendo dese el año 2021 y no para".

Además, indica Miquel, "las eléctricas y otras grandes empresas tienen grandes porcentajes de beneficio, y pese a ello siguen subiendo los precios. A nosotros eso nos desploma todos los cuadres de escandallo", la forma en la que se calcula el coste de un plato. Sin embargo, el presidente de los heladeros artesanos lo deja claro: "No se quiere subir el precio de los helados".

Los heladeros artesanos compiten en campeonatos del mundo, con los italianos como grandes rivales

decoration

El camino hasta el inicio de la temporada, insiste, ha sido duro: "Tienes que comprar las materias primas antes de fabricar. Te preparas en invierno, y ya sabes que van a haber subidas. Incluso antes de la guerra, ya sabíamos que algunos productos iban a estar escasos. En mi opinión, esto ha sido pura especulación porque no falta producto ni nada pero el encarecimiento ha sido brutal". Sin embargo, Miquel indica que la campaña está funcionando por la gente: "El helado artesano es un producto que tiene una gente muy fiel y delicada".

Heladeros comerciales y artesanos compiten por un mercado en el que el producto puede parecer el mismo, pero los artesanos defienden sus bazas frente al industrial, ya que consideran que tienen más capacidad de llegar a sus clientes, mientras que las grandes heladerías industriales están más enfocadas a la venta a través de otros canales, como las franquicias. Además, señalan tienen más capacidad de controlar el proceso de creación, desde la compra y selección de ingredientes hasta la fabricación y la venta final. También son, indican, los que tienen mayor facilidad para introducir nuevos sabores y técnicas. De hecho, la Copa del Mundo del helado artesano se celebra cada año.

El presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos entiende que a la hora de la venta su objetivo es el mismo que el de los helados industriales, sin embargo, se muestra celoso de algunas de las técnicas que utilizan: "El helado industrial se anuncia en muchas ocasiones como artesano. La reglamentación deja que esta mala información al consumidor se siga manteniendo".

Una artesana prepara un helado en su establecimiento. PILAR CORTÉS

La gente es, para Miquel, la valedora del trabajo de los artesanos: "Sí ves que realmente lo que va buscando la gente son productos nuevos, de innovación. La gente va pidiendo una información que los que son vendedores de helado industrial no saben cómo es exactamente su helado ni de dónde son los ingredientes, aunque se les facilita la información. Es un hándicap para ellos y una ventaja que tenemos nosotros, que siempre podemos variar una cosa o la otra en nuestros helados".

En general, concluye Miquel, están contentos por volver a la normalidad: "Se está volviendo a los hábitos de antes. La gente prácticamente va por la calle con una normalidad del cien por cien. Es algo que también es importante, o esto se arregla pronto o va a ser un fiasco o va a ser un fiasco porque van a tener que cerrar muchos establecimientos".

El presidente de los heladeros artesanos indica que "no se puede al precio que se está poniendo la energía, y los precios de la materia prima tienen que tener un organismo que marque su control. Es desmesurado todo".

Además, indica el heladero, "no llegamos a entender cómo, si hay tanta gente en el paro como se dice, en todos los sectores estamos buscando trabajadores y no los encontramos en ningún sector. Hay algunos, como la hostelería, que a lo mejor se han demonizado por algunas prácticas, pero es algo que ya repercute en todos los sectores, como el nuestro. Hay algo que falla si hay millones de parados, algo que no es demasiado normal".

Compartir el artículo

stats