Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cómo será el Benidorm menos contaminante del futuro?

El proyecto de Bajas Emisiones abarcará 75 hectáreas y dividirá la ciudad en tres zonas | Control de vehículos, una "app" para guiar a los aparcamientos o fomento de la bici, entre las medidas

Un autobús recorre la remodelada avenida del Mediterráneo de Benidorm. David Revenga

Una ciudad sostenible con una mejor calidad del aire, menos tráfico y mejor movilidad. Así pretende ser el Benidorm del futuro y así lo ha plasmado el Ayuntamiento en un proyecto de Bajas Emisiones que abarcará 75 hectáreas de la ciudad. Todo para ser menos contaminante pero también para que la vida de los vecinos y turistas sea más amable, con menos vehículos y más uso de transportes alternativos.

El municipio lleva desde hace unos años realizando actuaciones para restringir cada vez más la circulación de vehículos, sobre todo, en las calles del centro urbano o en avenidas que se han ido remodelando como la del Mediterráneo. El peatón ha ganado terreno al transporte particular, algo que irá a más y se extenderá a otras zonas. Un objetivo que se ha plasmado en un documento a modo de proyecto que ya está en licitación y que cuenta con un presupuesto de 3,4 millones de euros. Para ello además el Ayuntamiento logró una subvención de 3,1 millones del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA).

Pero, ¿cómo será el Benidorm menos contaminante? La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) dividirá la ciudad en tres áreas: Levante, Poniente y Centro. En cada una de ellas se aplicarán diferentes medidas y restricciones en cuanto al tráfico y la movilidad para que, poco a poco, se mejore la calidad del aíre, se reduzcan los ruidos o la contaminación. A cambio, se fomentará el transporte público, el uso de la bicicleta o la reducción de velocidad, algo que ya se ha comenzado a hacer la ciudad.

La avenida Armada Española tendrá su propio proyecto de Bajas Emisiones. David Revenga

Todo ello se traduce en actuaciones concretas. Para empezar, según la documentación a la que ha tenido acceso este diario, los ciudadanos se encontrarán restricciones de tráfico en algunas calles en las que será un sistema de reconocimiento de matrículas los que permitirán acceder a los vehículos. Estos sistemas se implementarán en el centro pero también en Levante, como en la avenida del Mediterráneo; y en Poniente, como en la avenida Armada Española. Así, estas restricciones no cogerán desprevenidas a los vecinos ya que, desde hace tiempo, en ambas avenidas ya se avisa de que serán zonas de paso restringido.

Entre las medidas se incluye además un sistema de guiado a los aparcamientos disuasorios que tiene la ciudad. En los últimos años, el Ayuntamiento ha habilitado varios de estos parkings en todos los barrios llegando a más de 7.000 plazas. Así, una "app" permitirá a los usuarios guiarse hasta ellos, según explicó el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate. Pero además, se instalarán "pantallas con los aparcamientos y las plazas disponibles" para que los conductores sepan dónde encontrar un hueco libre. Todo para reducir el tráfico por la ciudad.

La adquisición de autobuses eléctricos se suma al paquete de medidas. Y se incluirá un sistema para la gestión de la Distribución Urbana de Mercancías (DUM) en la Zona de Bajas Emisiones. Es decir, se podrá controlar y organizar el reparto de mercancías con horarios establecidos, rutas, etc. Todo para que se reduzcan los trayectos. "Se podrá instaurar un sistema de recorridos en este caso o para los conductores para llegar a un punto por el camino más corto", añadió el concejal.

Las bicicletas tomarán protagonismo en el Benidorm del futuro. Así, según recoge el proyecto, se crearán aparcamientos seguros pero también se mejorará la señalización y se fomentará este transporte frente al vehículo. Cabe recordar que la ciudad ya cuenta con una amplia red de carriles bici y ciclovías. A todo ello se añadirá algo que permitirá saber si el municipio mejora o no en contaminación: una red de sensorización medioambiental que permitirá medir la calidad del aire o controlar el nivel de ruido, entre otros parámetros.  

Un ciclista por uno de los carriles bici de Benidorm. David Revenga

Con todo, ¿cuál es el objetivo final? El edil indicó que ser "una ciudad inteligente en temas como el tráfico, la movilidad y el Medio Ambiente". Todo ello relacionado con una reducción al máximo del paso de vehículos por determinadas zonas a las que solo podrán acceder los residentes, vehículos de reparto o emergencias. "No se trata de quitar el paso de vehículos porque sí sino que haya una organización del tráfico con sentido". Y sobre todo, dar prioridad al peatón y a los transportes alternativos.

El proyecto ya está en marcha con la licitación. Ahora habrá que esperar para saber cuándo empezarán a entrar en vigor estas medidas. Aunque los vecinos de la ciudad empiezan a acostumbrarse a algunas que ya se han comenzado a implantar, como la reducción de la velocidad en muchas calles a 20 o 30 km/ hora o las vías de plataforma única en la que solo pueden pasar los residentes.

La avenida Armada Española, primera zona de Bajas Emisiones

La avenida Armada Española, en primera línea del paseo de Poniente de Benidorm, será la primera en implantarse una zona de Bajas Emisiones; un proyecto complementario al que el Ayuntamiento tiene en marcha para toda la ciudad. Para ello, las obras de la primera fase de la creación de la ZBE arrancarán este lunes y traerán cortes de tráfico desde Xixo hasta Llorca Alós durante dos meses.

Esta primera fase comprende el tramo que va desde la avenida de Xixo hasta la rotonda de Cruz Roja, en el cruce con Vicente Llorca Alós. Así, la circulación en Armada Española seguirá como hasta ahora, limitada solo a los vehículos autorizados y con acceso a vados para los residentes en función del desarrollo de la obra.

De cualquier forma, quienes circulen por Armada Española tendrán que abandonar la vía al llegar a la avenida de Xixo y salir en dirección a Vicente Pérez Devesa. Los vehículos que bajen por la calle Guatemala o Puerto Rico en dirección a la playa tampoco podrán continuar por Armada Española y habrán de desviarse por Racharell en sentido ascendente.

Esta actuación supone una inversión superior a 1,2 millones y cuenta con el respaldo de la Diputación dentro del programa Planifica. Concretamente, el organismo provincial aporta 249.360 euros a este proyecto con el que la ciudad avanza en "sostenibilidad y movilidad sostenible", algo que "forma parte del ADN de Benidorm" ha señalado el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate.

La zona abarca una superficie de 24.000 metros cuadrados, que "se transformará para abordar una movilidad más sostenible", en la que "ganamos espacio para el peatón" siendo, además, "más consecuentes con la protección del medio ambiente" ha dicho.

El objetivo de esta actuación es potenciar el empleo de medios blandos de movilidad -bicicletas y vehículos de movilidad personal- y desplazar el vehículo privado hacia aparcamientos disuasorios más alejados del centro urbano como puedan ser los de Xixo o la avenida Beniardá.

Para ello, se prevé la creación de plataforma única, así como actuaciones para incentivar el uso de la bicicleta y minimizar las emisiones de CO2. Entre otros elementos, está prevista la colocación de un contador de bicicletas, aparcamiento inteligente para bicis, un sistema de monitorización ambiental, sistemas de información al transporte público urbano y un refuerzo del control de acceso de vehículos.

Otro objetivo es "mejorar la calidad de vida de residentes y turistas, del aire y su salud a través de iniciativas como esta que nos lleven a reforzar el control de vehículos contaminantes, la carga y descarga de mercancías y la movilidad de los autobuses".


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats