El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, instó ayer a la población de la Comunidad Valenciana a adelantar las compras navideñas para evitar las aglomeraciones que podrían expandir los contagios de coronavirus y ayudar al comercio. Puig, quien anticipó que habrá restricciones durante las fechas festivas sin concretar todavía en que consistirán ya que no se abordarán hasta pasado el puente de la Inmaculada, reiteró que las fiestas de Navidad de 2020 serán «diferentes» a la de otros años como consecuencia del covid-19, y se mostró partidario de llegar a «acuerdos generales» en las medidas a adoptar.

«Hay cuestiones que ya sabemos, hay que ser consciente de que las Navidades no se van a vivir como habitualmente; sabemos que habrá restricciones. Lo importante en Navidad es el sentimiento y no la manera de expresar ese sentimiento; por tanto, hemos de vivir condicionados», dijo. En este sentido, aconsejó adquirir cuánto antes los regalos para evitar «aglomeraciones al final». Puig se pronunció en estos términos tras presentar ayer la campaña de concienciación frente a las agresiones al personal sanitario «Respetemos a quien nos cuida», en un acto en el que estuvo acompañado de la consellera de Sanidad, Ana Barceló.

Navidad 2020

Al ser preguntado por las medidas que se prevén para Navidad, el presidente de la Generalitat recordó que la Comunidad Valenciana sigue una estrategia y que se han adoptado una serie de restricciones a la movilidad que estarán en vigor hasta el 9 de diciembre, entre ellas el cierre perimetral del territorio. Afirmó que, una vez transcurrida esa fecha, se evaluará la situación y la evolución de la pandemia. En todo caso, anticipó que serán unas fiestas navideñas diferentes. «Tenemos que ser conscientes de que no van a ser las fiestas de siempre. Las viviremos de otra manera, aunque lo importante es el sentimiento y no la manera de expresarlo», reiteró.

A su juicio, sería «bueno» que hubiera una «visión general» de las medidas en Navidad «que facilitara la comprensión y el apoyo de la ciudadanía». «Pienso que en la medida de lo posible, estaría bien que hubiera una armonización aunque pudieran existir cuestiones excepcionales, pero en la medida en que sea posible llegar a acuerdos generales sobre cómo organizar la Navidad creo que sería positivo», insistió.

10

El árbol de Navidad de Alicante, por primera vez en la Explanada Rafa Arjones

No obstante, el dirigente socialista recordó que antes llegará el puente de la Inmaculada y que «hay que continuar siendo conscientes de que estamos en medio de la pandemia en esta segunda ola, no en un proceso de desescalada, y hay que tener la máxima precaución, diligencia y corresponsabilidad».

Restricciones

Puig precisó que el Consejo Interterritorial de Sanidad trabaja para consensuar unas medidas generales en todo el país. «Este grupo trabaja en esta cuestión para tratar de dar la mayor armonización posible y sentido a las medidas. Hay que vivir el momento desde la serenidad e intentar que el conjunto de la ciudadanía entienda y dé apoyo a las medidas». Consultado sobre la calidad de las limitaciones que se adoptarán en Navidad, y si se contempla una relajación o un endurecimiento de las actuales restricciones una vez pasado el 9 de diciembre, Puig admitió que «en estos momentos no pienso en relajación de medidas, sinceramente, pero cuando lleguemos a esa semana tras el puente de la Inmaculada, lo evaluaremos».

Sobre el descontento de los sindicatos médicos por la paga reconocida a sanitarios que han trabajado para frenar el covid-19, dijo que es un «reconocimiento a las personas que han sido las que nos han salvado y han dado la cara, las que han hecho un sobreesfuerzo. No al conjunto de profesionales. No tiene nada que ver con retribuciones habituales». Ana Barceló apuntó que este reconocimiento se trasladó a los sindicatos. «Ahora hay una discrepancia sobre quién debe recibir el agradecimiento», dijo.