Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los negocios de la Corredora despegan tras su peatonalización

Los comerciantes creen que fue un acierto cortar el tráfico de forma definitiva porque registran más visitas - Reclaman al Ayuntamiento que ponga más servicios en la zona

La Corredora ha atraído en los últimos meses a muchas familias que querían pasear por la zona peatonalizada.  | ANTONIO AMORÓS

La Corredora ha atraído en los últimos meses a muchas familias que querían pasear por la zona peatonalizada. | ANTONIO AMORÓS

Agosto de 2020. El centro de Elche se pone patas arriba para cortar el tráfico en la Corredora y darle rienda ancha al peatón. Tras años de debates sobre cómo debía ser esta arteria central para la ciudad, el proyecto vio la luz y ahora, cuando se cumple medio año de la peatonalización terminada, las conclusiones son buenas para la mayoría de vecinos y empresarios.

La vida comercial ha vuelto con más fuerza al centro y sólo en los últimos meses se han instalado cinco nuevos negocios, mientras que hay otros locales reformándose. Este soplo de aire viene a contrarrestar el cierre de otras firmas en los últimos tiempos. Algunas abandonaron por la baja rentabilidad en centros comerciales abiertos. Luego la pandemia de coronavirus también ha dado el toque de gracia a varios establecimientos que no han podido resistir los cierres por las restricciones sanitarias.

«Que haya más gente es bueno, pero necesitamos más infraestructuras»

JAIME JAVALOYES - PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE COMERCIANTES

decoration

Lo que sí ha aflorado en la Corredora es la hostelería. Aunque en su día hubo polémicas por la instalación de una terraza junto a la Glorieta, parece que esta tendencia puede ir ampliándose, aunque cierto es que el equipo de gobierno (PSOE y Compromís) ya han reiterado varias veces que se pretende evitar que la Corredora se acabe convirtiendo en la calle Hospital o Troneta, con gran concentración de locales de restauración.

Desde el gobierno local abogan por el equilibrio entre generar actividad económica y que el espacio público esté ordenado. Y los comercios también lo quieren, aunque todavía no se ha puesto en marcha la normativa municipal que se encargaría de ello.

«Tengo nueva clientela de otros barrios y se paran más a ver los escaparates»

ANA FILARDI - PROPIETARIA TIENDA DE ZAPATOS

decoration

El alcalde, Carlos González, apunta a INFORMACIÓN que el documento está terminando de perfilarse y podría aprobarse durante este mes de mayo.

Jaime Javaloyes, presidente de la asociación de comerciantes de Elche, y propietario de una joyería con más de medio siglo de historia en la Corredora, apunta que la peatonalización ha atraído a mucha más gente al centro pero todavía habría que dotarlo de más infraestructuras como facilidades de acceso y más señalética. Por otro lado, entiende que además de actividad comercial hace falta una implicación cultural, y que haya una sinergia entre las tres universidades con la ciudad.

«Tiene que convivir el comercio y la hostelería para que sean polos de atracción»

JOSÉ ÁNGEL SÁNCHEZ - PROPIETARIO HELADERÍA

decoration

Para Javaloyes, otro de los retos es la promoción de la vivienda para que el centro esté más habitado, ya que calculan desde el colectivo que hay una capacidad para 15.000 personas pero de ese total sólo vive un tercio.

De igual forma, pide al Consistorio que tome ejemplo de otras ciudades como Bilbao para que la propia administración incentive que la iniciativa privada se asiente.

Trini Martínez lleva años detrás de un mostrador junto a su hermana vendiendo prendas de ropa en la Corredora. Su negocio es de los más asentados y viven estos momentos con cierto entusiasmo, aunque con los pies en la tierra.

«Me he instalado hace días porque sin peatonalizar no confiaba en que funcionase»

VERÓNICA VERDÚ MÁRQUEZ - PROPIETARIA TIENDA DE ROPA

decoration

Han lidiado con una pandemia y con unas obras que para nada les vinieron bien. La mayoría de clientes les dicen que ahora les gusta pasar más por el centro. A otra parte les resulta incómodo para venir en coche porque se han reducido aparcamientos. Esta empresaria percibe que más gente entra al negocio, «pero también puede deberse a que hay menos tiendas». Piensa que aumentando la competencia de su sector en la zona habrá más afluencia.

Sugiere, además, que el Ayuntamiento debería dotar de macetas u otros elementos decorativos, y que se solventen problemas de iluminación en un tramo de la arteria, que según la empresaria se siguen arrastrando. Ya de entrada el primer edil no garantiza que se ponga cierto mobiliario para embellecer porque podría lastrar el paso.

«Noto que entra más gente, pero puede deberse a que hay menos tiendas»

TRINI MARTÍNEZ PALLARÉS - PROPIETARIA TIENDA DE ROPA

decoration

Verónica Verdú es de las últimas en llegar a la Corredora. Esta ilicitana vivía en Albacete y esta pasada semana inauguró su tienda de ropa en este punto. La zona ya la tenía ojeada antes de la peatonalización pero nunca pensó que pudiese funcionar por el tráfico. Narra que ha tenido poca ayuda para emprender y sumado a la fuerte inversión que ha hecho y a la poca representación de su gremio en la zona tiene dudas de si saldrá bien. «Tengo miedo por la situación sanitaria, pero creo que estamos tocando fondo y empezaremos a crecer».

Esta misma semana también ha arrancado una nueva heladería junto a la Plaça de Baix, que también funcionará como pastelería y cafetería. Su gerente, José Ángel Sánchez, explica que han decidido expandirse en la ciudad y poner el segundo establecimiento (el primero está en La Glorieta) «porque vemos que comercialmente va a ser importante, aunque la peatonalización tendría que haber sido hace 20 años, aunque más vale tarde que nunca».

Considera que la arteria da mucha visibilidad pero sopesa que a nivel municipal se tiene que seguir invirtiendo «con servicios como carga y descarga» que no hay. Aboga, igualmente por la convivencia entre el comercio y la restauración para que haya un polo de atracción.

Ana Filardi regenta una zapatería en la confluencia con la calle Victoria. Esta teniendo filón con clientes de otros barrios que antes no bajaban al centro y nota que al ser peatonal la gente tiene más alegría porque no hay miedo a que te pille un coche. Con humor compara algunos sábados con la Roà por el buen ambiente familiar que se percibe.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats