Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Júcar trasvasará 50 hm³ de agua a Almería mientras lleva 600 años torpedeando la llegada de caudal a Alicante

La Junta Central de Usuarios del Vinalopó subraya que la decisión demuestra que tenían razón al pedir agua desde el pantano de Alarcón, conectado con el Tajo-Segura

Trabajos para preparar la llegada del agua del Júcar este año a la provincia de Alicante Áxel Álvarez

La Acequia Real del Júcar tiene previsto aprobar en su próxima junta general la venta y el envío durante los próximos cinco años de un total de 50 hm³ de agua a través de la infraestructura del trasvase Tajo-Segura (pantano de Alarcón) a un precio de entre 0,27 euros y 0,30 euros el metro cúbico, el mismo que pagará la Junta Central de Usuarios por los 18 hm³ que llegarán este año. Una decisión legal, pero que contrasta con la posición que mantiene Valencia con Alicante desde hace ya 600 años, cuando desde Elche se pidió por primera vez agua del Júcar para sus regadíos.

Un trasvase en toda regla durante cinco años que choca con la postura que se mantiene frente a la demanda de la provincia, que este año va a recibir, de manera provisional, 18 hm³ de los 60 hm³ anuales para los que se construyó el Júcar-Vinalopó, En principio, en un acuerdo que finalizará el próximo 31 de diciembre.

“Vergonzoso. El acuerdo de la Acequia Real del Júcar, sea el resultado que sea, demuestra que teníamos razón, cuando el Gobierno cambió la toma en 2005. El ahorro de agua en el Júcar no varía ni en el Azud de la Marquesa, Antella, Cortes de Pallás o desde el pantano de Alarcón, que es el único sitio que podrán enviar agua hasta Almería, utilizando, por supuesto el trasvase Tajo-Segura , cosa que no aceptaron para el Júcar-Vinalopó. Si el Ministerio lo autoriza, porque legal es legal, a nosotros nos da igual, al revés diremos. Se podía hacer teníamos razón y si Almería necesita agua deben dársela”, subraya Ángel Urbina, portavoz de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó. Por su parte, Francisco Santiago, miembro de la Junta Central, apunta que "hace unos cinco años propusimos comprar agua nosotros y no nos atendieron, y ahora vemos que barajan venderla a Almería contra lo que no tenemos nada que reprochar, pero es indignante que nos traten así".

La Acequia Real del Júcar planteará en su próximo Junta General la cesión de unos 50 hm3 de agua a Almería durante los próximos cinco años. La propuesta está aún en fase de estudio, insisten desde la comunidad de regantes, por lo que la cifra podría variar si finalmente sale adelante. La actuación la enmarcan en la necesidad de obtener financiación y sobre todo como respuesta a una solicitud del Ministerio para la Transición Ecológica por la gravísima sequía en la cuenca del Guadalquivir. Un envío de agua que se plantea, paradójicamente, en medio de la polémica por el recorte del Tajo-Segura, según recoge Minerva Mínguez en el Levante EMV. Según los regantes, las obras de modernización del regadío, que deberían haber concluido hace quince años atendiendo a las promesas de la Administración, suponen unos costes que la Acequia Real del Júcar no puede asumir. Se trata de 35 millones de euros para ocho nuevos sectores y el convenio firmado con la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias obliga a cubrir aquella parte a la que no llegan los fondos de Recuperación y Resiliencia. Cantidad que cifran en unos 14 millones, que deberá aportar la institución.

La Acequia Real tendrá que hacer un desembolso que alcanza el 34% del coste total de la actuación según el acuerdo con el Ministerio de Agricultura. Y recuerdan desde la ACJ que el ahorro en el riego permitirá la llegada de un caudal ecológico hasta el lago de l’Albufera, uno de los compromisos arrancados a la Confederación Hidrográfica del Júcar en la revisión del plan de cuenca que regirá hasta 2027, una vez sea aprobado por el Consejo Nacional del Agua primero y después por el Consejo de Ministros.

Con el metro cúbico de agua valorado entre 0,27 y 0,30 euros el metro cúbico la operación reportaría a las arcas de la ARJ unos quince millones de euros, precisamente el montante al que ascienden las nuevas infraestructuras para el riego. La crisis de suministros, la guerra en Ucrania y la subida del IPC han llevado a un encarecimiento de las obras, cuyas licitaciones lejos de ir a la baja han ido al alza.

La cesión temporal de derechos ha de obtener la aprobación de la Dirección General del Agua, aunque se sobreentiende que no vaya a oponerse si es el ministerio quien pide a los regantes valencianos el envío de esos recursos extraordinarios a otra cuenca. Pese a ello, desde la ACJ reiteran que se trata solo de un planteamiento que deberá abordarse en la junta del próximo 26 de mayo. Lo cierto es que colectivos ambientalistas como Xúquer Viu llevan ya días alertando sobre la posibilidad de que salga adelante.

Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura, ha matizado este viernes en Alicante que no se trata específicamente de un trasvase, que el agua partiría del sistema Júcar -la misma que debiera estar llegando a la provincia desde hace 10 años- para ayudar a una zona con problemas de abastecimiento como es Almería.

"En la vida se nos ocurriría en Alicante poner pegas a que Almería reciba agua del Júcar o de donde sea, pero es curioso que escatimen e incluso nos quiten agua del Júcar y luego se vaya a vender a Almería. Los sobrantes y la modernización de los regadíos de la Acequia Real del Júcar siempre se vincularon al trasvase Júcar-Vinalopó. Nos los niegan y se van a Almería”, subraya Ángel Urbina, portavoz de la Junta Central.

Compartir el artículo

stats