Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comunidad ucraniana alerta de las dificultades de los refugiados para encontrar vivienda

Preocupación ante el cierre en octubre del centro de recepción de Ciudad de la Luz. Ciudadanos asentados en la provincia venden sus coches para obtener liquidez aunque los que hablan el idioma obtienen empleos en hostelería y construcción

Ucranianos residentes en Alicante

La comunidad ucraniana en la provincia de Alicante alerta de las dificultades crecientes que tienen los refugiados del conflicto bélico en la provincia para acceder a una vivienda. La preocupación es máxima ante el cierre en octubre del centro de recepción de refugiados de Ciudad de la Luz por la recuperación del uso cinematográfico del complejo, de ahí que las asociaciones de ayuda a los refugiados se estén movilizando para hallar alojamientos a las familias pese a la escasa disponibilidad. No obstante, la idea de las autoridades es trasladar a los refugiados, llegado el momento, a otro emplazamiento.

Con este fin, se están barajando varias alternativas y el Consell ha propuesto varias opciones a Cruz Roja y al Ministerio de Migraciones, que es quien tiene la última palabra. Según fuentes del Consell, una de estas opciones sería un hotel en desuso pero que reúne buenas condiciones en el pueblo valenciano de l´Olleria. También se ha barajado como emplazamiento el complejo de la Subdelegación de Defensa en Alicante y unos terrenos en Benidorm, propiedad de la Sociedad de Proyectos para la Transformación Digital (antiguos Proyectos Temáticos) en los que se podría levantar el hospital de campaña que en estos momentos hay en el interior de los módulos de Ciudad de la Luz.

Por otro lado, está siendo un buen verano en cuanto al empleo para ciudadanos de Ucrania asentados en la provincia que dominan el idioma y que han encontrado trabajo tanto en Alicante como en otras localidades, aunque algunos están vendiendo los coches con que llegaron huyendo de la invasión rusa para obtener algo de liquidez. En la provincia de Alicante había empadronados a principios de año unos 25.000 ciudadanos de la Federación Rusa y por encima de 20.000 de Ucrania, cifra que se ha multiplicado desde que empezó la guerra.

Ucranianos en una visita a los Bomberos de Alicante

Con el fin de recaudar fondos para la comunidad, la asociación Amigos de Ucrania está preparando actividades para el próximo 24 de agosto, con motivo de la celebración del Día de la Independencia de Ucrania, que coincide con los primeros seis meses de guerra. Habrá un desfile de trajes regionales en la plaza del Ayuntamiento a partir de las 19 horas; baile flashmob media hora después en la plaza del Ayuntamiento; y concierto con estrellas ucranianas a las 20 horas también en la plaza consistorial. Asistirán el cónsul honorario y representantes de la Subdelegación de Gobierno, de la Corporación municipal y de Cáritas, entre otros.

El cartel de la actividad del 24 de agosto

"Hacemos lo que podemos. Seguimos dando clases de español a ucranianos y seguimos colaborando con la Policía en Ciudad de la Luz en la tramitación de papeles para los refugiados. En octubre quieren trasladar todo el centro de convivencia, por lo que la gente poco a poco se está yendo de allí. Les trasladan aleatoriamente a cualquier sitio que esté libre. También organizamos actividades como encuentros con la Policía y los Bomberos para animar a la gente", señala Anna Shkalenko, presidenta de Amigos de Ucrania. Además, la comunidad sigue celebrando manifestaciones en contra de la guerra de Ucrania.

Clases de español para ucranianos

"No hay casas, es difícil encontrar. Hemos estado un mes buscando una casa para una chica de Jarkov, la ciudad bombardeada. Está enferma, y le han encontrado una medicina pero no tenía alojamiento. Al final nos ayudaron y está bien, con su familia, es una madre soltera. Pero para el resto de personas viviendas no hay. En cambio conseguir trabajo es más fácil en temporada de verano para la gente que habla español, sobre todo por los pueblos. Estamos ayudando como podemos".

Los trabajos donde tienen más posibilidades son hostelería y construcción, gracias a los papeles que han obtenido. Por otro lado, muchos de los ciudadanos que salieron huyendo del país de Europa del Este en su propio coche y que llegaron a la provincia solo con algo de ropa y dinero están optando por venderlos. "Algunos de ellos piden ayuda porque tienen coche pero no dinero, y los venden muy baratos. Viven sin coches porque no tienen para comer".

En cualquier caso, Amigos de Ucrania destaca que los refugiados están en general bien en la provincia y se han adaptado. "Hay mucha gente ucraniana aquí, más que en otras provincias y comunidades autónomas, y mucho apoyo, bastante trabajo también. Muchos ucranianos viven en Alicante y València, y en pueblos, y se instalan muy bien".

Compartir el artículo

stats