50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los verbos ser y estar, y dar las gracias, primeras nociones de castellano para ucranianos en Alicante

Comienzan las clases prácticas de español para los refugiados en el hotel Castilla con frases cortas, saludos e indicaciones sobre la tarjeta sanitaria y los trámites de acogimiento con la Policía

19

Clases de español para ucranianos

Los ucranianos acogidos en el hotel Castilla de Alicante han iniciado hoy las clases de castellano por iniciativa de Cruz Roja con unas primeras indicaciones muy prácticas del idioma, sobre todo frases cortas y saludos, y nociones sobre la tarjeta sanitaria y los trámites de acogimiento que han de realizar con la Policía. Las profesoras han empezado con los verbos ser y estar, y les enseñan también a dar las gracias.

"En el hotel tenemos 81 plazas cubiertas y 29 son niños. De los adultos han asistido casi todos y algunos niños mayores, de 11 y 12 años también en la parte de aprender español. Hemos dividido el aula, donde al principio se encontraban las profesoras con toda la gente, y al final estaban los niños con el monitor en una zona lúdica con juegos", explica Lola Pujalte, una de las trabajadoras sociales del programa de refugiados de Cruz Roja en Alicante.

Alumnos forzosos a causa de la huida de la guerra en su país se han mostrado muy aplicados, tomando nota.

En la primera sesión se han abordado los saludos y expresiones más comunes. "Lo primero que se da en cuanto a gramática son los verbos ser y estar para que puedan expresarse e identificar si tienen alguna necesidad. También se les enseñar cómo dar las gracias y sobre todo respuestas cortas", apunta la trabajadora social. También les ha hablado del organigrama de las clases.

La trabajadora social apunta que lo que ha hablado con las profesoras es que sean unas clases muy prácticas, "no el temario clásico de A1, sino que sepan que tienen que tener su tarjeta sanitaria, cosas que son prioritarias para ellos, como que la Policía Nacional que está en Ciudad de la Luz les va a hacer el documento básico de acogimiento temporal, cuestiones muy prácticas que estamos tratando con ellos todos los días; y que sepan conocer y reconocer el vocabulario básico".

El hotel Castilla, en la playa de San Juan, es uno de los tres establecimientos de la ciudad que está acogiendo a refugiados de Ucrania de la mano de Cruz Roja. Aquí las familias intentan llevar algo parecido a una vida normal tras dejar atrás el horror de la guerra. Los niños corren despreocupados por los pasillos del hotel mientras sus madres -la mayoría son mujeres, ya que los padres se han quedado combatiendo- contactan a través del móvil con sus familiares que han quedado en Ucrania y tratan de poner al día la burocracia que exige su nueva estancia en España.

El hotel ha cedido uno de sus salones, donde a diario los voluntarios con el apoyo de traductores les explican cómo marchan los trámites con sus papeles y resuelven todas sus dudas. Los refugiados les escuchan atentos mientras toman notas en libretas, y ahora intentar adaptarse mejor con sus primeras lecciones del idioma.

Cruz Roja tiene alojadas a 173 personas en tres hoteles de la ciudad de Alicante y uno en San Vicente del Raspeig. Además de ayudarles a gestionar la documentación necesaria, “les prestamos ayuda psicológica y vamos a comenzar a impartir talleres a los padres para que afronten el conflicto con sus hijos”, señala Cristina Gándara, responsable de Refugiados de la entidad humanitaria. También está previsto ofrecer talleres de relajación y yoga. Voluntarios del área de Juventud de la entidad también imparten actividades para los niños.

Compartir el artículo

stats