La Policía Local de Elche detuvo días atrás a dos hombres, de 37 y 58 años, por un presunto delito de tráfico de drogas, todo ello en el transcurso de una barbacoa que estaban haciendo en una nave abandonada, en concreto en la calle Antonio García Torres.

Fueron los residentes de los bloques colindantes quienes alertaron al 092 después de comprobar que salía humo, algo que estaba siendo generado por un grupo de desconocidos en el patio del inmueble en el que, según los vecinos, eran habituales el consumo y la venta de estupefacientes, lo que venía motivando un continuo trasiego de desconocidos. 

Los agentes, tras personarse en el lugar, llamaron a la puerta del viejo inmueble. En ese momento les abrió un varón, pero de inmediato cerró la puerta al ver que era la Policía, según siempre la nota de prensa remitida por el Ayuntamiento de Elche.

Tras insistir la patrulla, una segunda persona les permitió el acceso e indicó que se encontraban “haciendo una barbacoa” en el interior. Mientras inspeccionaban el lugar, los policías locales escucharon fuertes ruidos provenientes de una escalera por la que bajaron dos hombres de manera apresurada y que, además, arremetieron contra ellos con un fuerte empujón para emprender la huida.

Los policías pudieron reducirlos. A uno, a escasos metros de la nave; al otro, a unas calles de distancia. Ambos ofrecieron gran resistencia al tratar de ser inmovilizados por los efectivos locales.

Aun así, el primero de los sujetos, pese a intentar deshacerse de las pertenencias que portaba, los uniformados hallaron entre ellas cocaína y otras sustancias estupefacientes, junto a dinero fraccionado, comprobando que contaba con diversos antecedentes por tráfico de drogas. 

Finalmente, ambos hombres fueron arrestados y trasladados a dependencias policiales. Además, se procedió al desalojo de la nave.