Cuando oímos de nuestro medico el diagnóstico de “padece usted un cáncer“ sufrimos un impacto emocional muy difícil de controlar. Incluso las personas mas serenas no pueden evitar en muchos casos pensamientos negativos de todo tipo. Ello desencadena una búsqueda frenética de “el tratamiento más rápido y eficaz “ para solucionar cuanto antes el problema y hacerlo desaparecer así de nuestra mente y nuestra vida. 

Pero la realidad es que en muchas ocasiones esas soluciones drásticas y radicales no son tan necesarias.

Las informaciones sobre tratamientos contra el cáncer de próstata están por todas partes. A los pacientes se les ofrece una desconcertante variedad de opciones de tratamiento: la cirugía, la criocirugía, terapia de protones, los robots en la sala de operaciones.

Mientras que el cáncer de próstata es la segunda causa de mortalidad por cáncer en el sexo masculino, la gran mayoría de los hombres que son diagnosticados de cáncer de PROSTATA no mueren de su enfermedad. De hecho, dos grandes ensayos clínicos recientes, realizados en el Sloan Kettering Center sobre pacientes varones que padecían cáncer de próstata, ha concluido que un tercio de todos los pacientes diagnosticados de cáncer de PROSTATA lo eran de bajo riesgo y de ellos sólo un 3% iban a fallecer de esta enfermedad después de 12 años de haber sido diagnosticados. 

Es decir, muchos de los casos diagnosticados probablemente no van a necesitar nunca un tratamiento médico pues la probabilidad de sufrir la enfermedad es muy baja.

Por tanto ,refiriéndonos al cáncer de próstata, el enfoque que actualmente se está intentando seguir es el de identificar aquellos pacientes que aun habiendo sido diagnosticados de esta enfermedad son pacientes de muy bajo riesgo y que por tanto someterlos a intervenciones quirúrgicas agresivas o tratamientos como la radioterapia... solo les reportaría la posibilidad de padecer los efectos secundarios de estas técnicas que en ocasiones son realmente muy desagradables sin obtener ningún benéfico para su salud.

Este nuevo enfoque es lo que denominamos Vigilancia Activa

La vigilancia activa se trata de un programa dinámico que busca identificar a los pacientes diagnosticados de Cancer de PROSTATA de bajo riesgo y hacer un seguimiento cuidadoso para ir comprobando la posible evolución de este tipo de tumor.

Es decir no se trata de “ no hacer nada” Lo que se pretende es no hacer tratamientos agresivos que no vayan a beneficiar la salud del paciente y por contra puedan provocar efectos secundarios indeseables. Por otra parte si durante el control de estos pacientes el tumor fuera progresando, inmediatamente se recurriría a los medios convencionales de tratamiento que actualmente disponemos .

Cada vez mas disponemos de medios de diagnóstico que nos permiten identificar a los pacientes de bajo riesgo que pueden beneficiarse de esta actitud conservadora. Entre estos métodos:

-La resonancia multiparamétrica

-Nuevos análisis moleculares de orina 

-Nuevos análisis de las muestras de biopsia

-El estudio individualizado del genoma será probablemente lo que nos permita identificar a altos pacientes que pueden ser observados en vez de ser intervenidos.

Dr. Bartolomé Lloret

Urólogo del Hospital Vithas Medimar

Avda. de Dénia, 78

965 26 90 70 - 672 37 73 63

www.saludhombre.es