El PP lleva a pleno por segunda vez el desbloqueo de la llegada del agua desalada a El Campello

El alcalde propone aprobar el mismo convenio con Acuamed que se tumbó hace 16 meses. La medida comportará una subida de al menos 11 euros al año en el recibo pero permitirá garantizar el suministro. Si todos los grupos mantienen su postura de 2021, el voto de la tránsfuga de Cs será decisivo. El abastecimiento desde el Vinalopó se ha encarecido ya este mes un 10% de media por la subida de los costes por la energía

La desalinizadora de Mutxamel

La desalinizadora de Mutxamel / Manuel R. Sala

El Campello trata de desbloquear la llegada del agua desalada... en los mismos términos que el pleno rechazó hace 16 meses, lo que destapó la enorme fractura en el entonces tripartito que ha acabado en junio con la expulsión de Cs. El alcalde Juanjo Berenguer (PP) lleva a pleno este jueves la misma modificación del convenio con Acuamed que no salió adelante en marzo de 2021, pese a que hace dos meses anunció que la entidad estatal dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica había presentado una nueva adenda. Al parecer ese nuevo documento aún no está listo. Y si todos los grupos mantienen el voto de 2021, la postura de la edil tránsfuga de Cs Eva Segura será decisiva para sacar adelante la propuesta. De cualquier forma el PSOE ha manifestado que no descarta cambiar su voto en contra, lo que desbloquearía su aprobación independientemente de lo que hiciera Segura, que este martes ha señalado a INFORMACIÓN que aún no tiene decidido que hará.

El Campello se sigue abasteciendo de agua de los pozos del Medio y Alto Vinalopó, pese a que el Gobierno central le ha requerido para dejar de hacerlo por la sobreexplotación de esos acuíferos. Y este mismo mes entra en vigor una subida del agua de un 10% de media, debido al encarecimiento de los costes de la energía para la extracción, a petición de la empresa suministradora, la Sociedad Canal de la Huerta de Alicante. Por lo que el recibo va a subir sí o sí, ya sea con agua desalada o con la del Vinalopó. Es más, la suministradora llegó a amenazar en abril con cortar el agua si no se sube la tarifa un 70%, aunque el aumento ha sido finalmente mucho menor.

Así, el pleno va a volver a abordar el cambio en el convenio, sin el que no puede empezar a llegar el agua desalada. Este contempla un incremento de unos 11 euros al año en la factura, aunque no se ha aclarado si se refiere solo a los gastos de producción y a ello hay que sumar los 12,5 millones que hay que amortizar en los próximos 40 años del coste de construcción de la desaladora de Mutxamel y obras anexas, cuya repercusión en los recibos se desbloqueó el pasado noviembre, aunque no ha trascendido que haya entrado ya en vigor, que depende del visto bueno de la Comisión de Precios de la Generalitat. Esto último representa para el caso típico de un abonado medio con un consumo de 25 metros cúbicos/trimestre un aumento anual de 1,60 euros por las obras a repercutir. 

El convenio firmado en 2006 establecía un plazo de 25 años, pero la adenda lo amplía en 15 más para que la subida del recibo sea menor, aunque se extienda durante más tiempo. En cambio, desde formaciones como Cs han alertado que la subida podría ser de hasta 90 euros, y no de 10 o 11 euros.

En el pleno de marzo de 2021 los votos en contra de PSOE (4), Cs (3), EU (1), Red (1) y Podemos (1) superaron los 8 votos a favor de PP (7) y Vox (1), absteniéndose Compromís (3). La formación valencianista ha anunciado este martes que en un principio mantendrá la abstención, por lo que al haber perdido un concejal Cs por la expulsión de su nueva edil, si esta vota a favor y el resto mantienen sus votos, se daría un empate a 9 votos que el alcalde podría decidir con su voto de calidad, por lo que se aprobaría la llegada del agua desalada. De cualquier forma, el PSOE ha manifestado que no descarta cambiar el sentido de su voto, ya que en su momento en parte fue por las formas y la falta de documentación, y después ha obtenido más información a través de la empresa concesionaria de los precios finales, Aguas de Alicante, pese a haber pedido al Ayuntamiento sin éxito un estudio de precios. Así mismo su portavoz Vicent Vaello ha insistido en que "hace falta una nueva adenda" y que el futuro pasa por el agua desalada.

El edil de Compromís Benjamí Soler ha explicado que "es el mismo convenio y según nos han explicado el alcalde y el jefe de Patrimonio, esta es la única solución que desde Intervención han propuesto para tener cierta cobertura jurídica. Por eso, y por la inminente conexión de agua desalinizada en la red a partir del mes de agosto, es la fórmula aconsejada por Intervención momentáneamente hasta que llegue la otra adenda. Nosotros de momento, mantendremos la abstención".

Desde Cs su portavoz Julio Oca ha manifestado su sospecha de que el PP tiene atado el voto de Segura para sacar adelante la adenda, lamentando que se había anunciado una nueva adenda pero lo que se lleva a pleno es lo mismo que en 2021, "otra vez deprisa y corriendo". Por ello insistió en la necesidad de aparcar este tema hasta que se tengan claro lo precios y lleguen ayudas para suavizar su impacto en la población.

Por parte de EU su concejal Pedro Mario Pardo ha afirmado que mantendrán rechazo a la adenda por las mismas razones que argumentaron en el pleno de marzo de 2021, "ya que nada ha cambiado de la propuesta que vuelven a llevar a pleno: es exactamente la misma. Un gobierno responsable habría exigido responsabilidades a Acuamed por los incumplimientos del convenio de 2006, para así poder negociar un nuevo convenio más favorable para nuestros vecinos, tal y como le exigimos hace año y medio. En estas condiciones es imposible que cuenten con nuestro apoyo".

Podemos ha lamentado que después de anunciar una nueva adenda con cambios, que resulta que no ha llegado aún, el ejecutivo presente el mismo documento de hace 16 meses, que pensamos que es peor que lo firmado en 2006", por lo que mantendrá su rechazo, exigiendo renegociar una nueva adenda.

Desde el PP señalaron que esperarán al pleno para hacer manifestaciones respecto al convenio con Acuamed. Los populares han mantenido que la única salida es cumplir con el convenio firmado en 2006, que fue respaldado por PP y PSOE, que la adenda lo mejora, y que es imprescindible que El Campello tenga un derecho reconocido de agua del que hasta ahora carece, lo que se logra a través de la desaladora.

Suscríbete para seguir leyendo