Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto de ampliación del MACA estará listo en marzo de 2023

Los estudios Sancho-Madridejos y Oficina de Arquitecturas Anómalas presentan sus propuestas para que el museo alicantino pase de 4.600 a 8.200 metros cuadrados

Fachada del MACA. HECTOR FUENTES

Mejorar la acogida y atención del público, ampliar la superficie dedicada a exposiciones, tanto permanentes como temporales, documentación, restauración y almacenaje; incrementar el espacio para programas de educación, mediación y actividades; mejorar la funcionalidad interna repensando los espacios existentes y conseguir una mayor integración urbana. A partir de estos criterios tendrá que redactar el proyecto de ampliación del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante una las dos empresas presentadas al concurso público del Ayuntamiento de Alicante.

La Mesa de Contratación abrió esta mañana los dos sobres con las propuestas que corresponden a Sancho-Madridejos Architecture Office, autores del proyecto del MACA actual, y la alicantina Oficina de Arquitecturas Anómalas SLP. Una de estas dos firmas será la elegida en un plazo de unos diez días hábiles para que redacte el proyecto en ocho meses. De esta forma, será en el mes de marzo de 2023 cuando esté finalizado.

El presupuesto estimado en la licitación es de 399.079 euros para que el museo alicantino pase de 4.600 metros cuadrados a 8.200, lo que supone un 75% más. La ampliación del MACA se realizará por la parte trasera, entre la Plaza del Puente y las calles Balseta y San Juan.

"Hablamos de una ampliación aproximada a los 3.600 metros cuadrados", explica el concejal de Cultura, Antonio Manresa. “Si tenemos en cuenta que la superficie del MACA constituye unos 4.600 metros cuadrados, la ampliación que pensamos le aportaría un 75% más, aproximadamente, con lo que conseguiríamos nuevas posibilidades para exponer obra plástica, pintura y fotografía, y, además, escultura de gran tamaño".

Una vez finalizado el proyecto de ampliación, el concurso para adjudicar su ejecución llevará más tiempo, ya que hay que esperar el cambio de usos del espacio en el que se va a realizar. "Antes hay que cambiar el plan de usos de la parte de atrás, proceso que ya hemos iniciado para ir acortando plazos porque conlleva una modificación importante", asegura Manresa. "Hay que agradecer al Patronato de la Vivienda la renuncia a su proyecto para darle prioridad al MACA".

Para esa ejecución "seguramente tendremos que pedir la colaboración de otras instituciones porque creo que querrán participar", apunta el edil.

Necesidades para el nuevo museo

El pasado año, el MACA cumplió su primera década convertido en un museo referente del arte contemporáneo. El crecimiento de sus fondos, con la reciente donación de 291 obras de la Colección Jenkins-Romero, procedente de Nueva York, ha acelerado la necesidad de ampliación del museo para adaptarlo a las necesidades presentes y también para poder mirar al futuro.

Según el informe de necesidades específicas para esta ampliación, se recoge que el solar de la calle Balseta es la única posibilidad para que el museo pueda crecer, ante una situación en la que todas las áreas "han crecido de forma exponencial", ya que cuenta con "un espacio arquitectónico muy funcional, pero limitado que no permite llevar a cabo algunas actividades ni plantear proyectos más ambiciosos".

En el informe se recoge la necesidad de crear nuevas instalaciones para el público, como áreas de descanso, una tienda librería, una cafetería con acceso independiente y una terraza mirador al aire libre.

Plano en el que se aprecia la zona que se amplía por detrás del MACA, según el estudio previo de Sancho-Madridejos. Sancho-Madridejos

En cuanto a las colecciones (Arte Siglo XX, Eusebio Sempere, Juana Francés, Fundación Mediterráneo y Jenkins-Romero), el propio crecimiento con adquisiciones, además de las donaciones, ha hecho que sean insuficientes tanto las salas de exhibición permanentes como temporales, además de los espacios para almacenamiento y conservación de las piezas.

En este último punto, "es absolutamente necesario que el proyecto contemple una gran zona de almacenaje que reunifique las colecciones y dote de sentido al almacenamiento", según el informe. Se precisan para ello espacios diáfanos que permitan manipular las obras con comodidad y que prevean un crecimiento razonable.

Otro punto destacado es el de los espacios para actividades públicas, una de las líneas que más ha crecido en el MACA, y que precisa de lugares específicos, no como hasta ahora. 

En junio de 2021, el Ayuntamiento de Alicante encargó al estudio Sancho-Madridejos la realización de unos estudios previos para la ampliación del museo. A partir de esos dibujos y bocetos iniciales "hemos trazado algunas especificaciones de lo que precisamos, como una nueva sala monumental en cuanto a altura, con lo que aportaríamos al inmueble espacio de grandes proporciones, ideales para albergar esculturas imponentes", destaca Manresa.

La ampliación del MACA "es un grito de todo el sector cultural y del propio museo. Contamos con fondos pictóricos que merecen ser conocidos por la ciudad de Alicante y por nuestros visitantes”, incide el portavoz municipal.

Lo que se descarta es la creación de un acceso por los bajos de la Basílica de Santa María que dan a la calle Jorge Juan. "No se puede usar como entrada porque hay restos arqueológicos, pero sí se puede recuperar ese espacio como una zona externa para mezclar arqueología y arte moderno, a la vez que se adecenta esa zona". El concejal de Cultura dice que esa idea "no la descarto, pero eso va por otro lado".

Baremo para valorar las propuestas

La Junta de Gobierno celebrada el pasado 14 de junio acordó la designación de los miembros del comité de expertos que valorará estas dos propuestas, en base a los criterios establecidos en el pliego de condiciones. Además del Ayuntamiento de Alicante, estarán representados el Colegio Territorial de Arquitectos, la Conselleria de Educación, Cultura y Deportes, la Universidad de Alicante, el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana y un experto en la gestión de centros culturales.

Según recoge el pliego de condiciones, "el precio no podrá ser el único factor determinante de la adjudicación" y los criterios relacionado con la calidad "deberán representar, al menos, el 51 por ciento de la puntuación asignable en la valoración de ofertas".

Se valorarán con hasta 70 puntos como criterios evaluables mediante juicio los aspectos relativos a la calidad, "concretamente al valor técnico de las ofertas de los licitadores", y con 30 puntos, evaluables de forma automática, otros aspectos como el precio, la experiencia en obras del mismo tipo, los trabajos complementarios y la máxima calificación energética.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats