Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito lanza el nuevo "contrato del siglo": 347 millones por ocho años de limpieza viaria y recogida de residuos

El Ayuntamiento de Alicante, que espera que la adjudicación se realice antes de terminar este 2022, destaca el aumento de operarios, sobre todo barrenderos, y la renovación de la maquinaria

Un operario del servicio baldea una céntrica avenida de Alicante, en una imagen de archivo Lars ter Meulen

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado este martes la licitación del nuevo "contrato del siglo", el relativo a la limpieza viaria y recogida de residuos, con un presupuesto base de 347 millones de euros y una duración de ocho años, sin prórrogas. Es decir, el Ayuntamiento de Alicante prevé gastar un máximo de 43,5 millones de euros al año en un contrato que actualmente incluye el tratamiento de residuos pero no recoge la recogida de orgánica, según el concejal de Limpieza, Manuel Villar.

El contrato en marcha se inició el 1 de septiembre de 2013, durante el gobierno de Sonia Castedo, y finalizó el 31 de agosto de 2021, con la posibilidad de dos prórrogas sucesivas, de dos años de duración cada una de ellas, la primera de las cuales fue aprobada por la Junta de Gobierno Local el 17 de agosto de 2021, pese a que todos los candidatos a la Alcaldía de Alicante, durante la última campaña electoral de mayo de 2019, rechazaron prorrogar el contrato.

El próximo contrato supondrá, según el edil, un incremento de aproximadamente un 25% del gasto respecto a los mismos servicios incluidos en el actual contrato, en manos de UTE Alicante, formada por FCC, Ferrovial y Cívica, de Enrique Ortiz. El concejal Villar ha resaltado que con esta licitación se impulsa la renovación de la "mayor contrata" municipal. “La ciudad ha crecido en población y en nuevas zonas urbanizadas, tenemos seguir mejorando la limpieza de nuestros barrios y pedanías, mantener unas playas cuidadas y con un alto estándar de calidad y cuidar los espacios turísticos de relevancia como la isla de Tabarca, que van a exigir mayores esfuerzos, dotaciones y modernización en esa transición hacia una ciudad más sostenible y habitable que nos marcan los objetivos de la Agenda Urbana Alicante 2030”, ha subrayado Villar.

La ciudad ha crecido en población y en nuevas zonas urbanizadas, tenemos seguir mejorando la limpieza de nuestros barrios y pedanías

Manuel Villar - Concejal de Limpieza

decoration

El futuro contrato, que Villar espera que esté adjudicado antes de terminar este año 2022, incluirá los servicios de recogida de los residuos de competencia municipal generados en el término de Alicante y su traslado hasta la planta de tratamiento, ecoparque o gestor autorizado, la limpieza, mantenimiento, suministro y colocación de los contenedores, la gestión de los programas de compostaje individual y comunitario y las acciones de educación ambiental que le correspondan.

También comprende la limpieza y aseo de espacios públicos, incluidos los arenales de playas, calas y la isla de Tabarca, así como de los montes municipales, desbroce y limpieza de cauces públicos que discurran por zona urbana, así como de viales y caminos rurales, solares municipales, retirada de residuos y limpieza de vertidos incontrolados en vías públicas y terrenos municipales, labores de limpieza tras fenómenos meteorológicos y otros trabajos relacionados con la limpieza y la retirada de residuos en el medio ambiente urbano.

El nuevo contrato, según el gobierno municipal, potenciará la recogida selectiva para cumplir con las exigencias de la normativa autonómica, nacional y europea, así como la labor de concienciación para avanzar hacia la consecución de una economía circular, orientada al reaprovechamiento y la reducción de la generación de residuos de rechazo que acaban finalmente en los vertederos.

Además permitirá aumentar en alrededor de 120 el número de operarios, sobre todo barrenderos, según ha precisado el edil, además de conceder mayor puntuación a las empresas que comprometan la renovación de maquinaria. En la operativa se potenciará el barrio manual de calles y plazas, que es donde irán la mayoría de nuevos operarios, así como a las operaciones de baldeo que prácticamente se duplicarán, tal y como ha añadido el edil. También se reforzará el barrido mecánico de las principales avenidas, aceras y grandes espacios peatonales, según explican desde el Ayuntamiento.

Entre las mejoras que introduce el contrato en materia de recogida de residuos destaca la ampliación a toda la ciudad de la recogida selectiva del contenedor marrón de restos orgánicos, así como la habilitación de doce nuevos puntos de compostaje comunitario públicos y acopios de restos de poda no agrícola en partidas rurales, la implantación de sistemas de cierre electromecánico de control telemático en los contenedores de la fracción resto y la implantación de nuevas papeleras y reposición de las existentes.

Publicación de Barcala en redes sociales

Publicación de Barcala en redes sociales informacion.es

El alcalde, Luis Barcala, a través de su perfil en redes sociales, también ha querido valorar la licitación de la contrata del siglo. "Soy consciente de que Alicante no está todo lo limpia que debería. Una parte corresponde a cada uno de nosotros y otra, por supuesto, al servicio municipal, que debemos reforzar. Hoy os traigo buenas noticias y es que hemos sacado a licitación el nuevo contrato de limpieza, que mejorará notablemente el servicio y se ajustará a las necesidades actuales. Entre otras mejoras, duplicaremos los baldeos en todos los barrios y reforzaremos el barrido manual de nuestras calles. Contaremos al menos a 100 trabajadores más para mejorar el servicio", ha señalado Barcala en redes sociales.

Ajustado al Plan de Residuos

En cuanto a la recogida de residuos, el Ayuntamiento asegura que el nuevo contrato se ajustará a lo previsto en el Plan Local de Residuos de Alicante y estará orientado a sensibilizar y fomentar la recogida selectiva y reducir la producción de residuos de rechazo. También contempla fomentar la recogida ‘puerta a puerta’ para cartón en zonas comerciales, en los mercadillos, los residuos voluminosos como los enseres y, de forma particular, con sistemas de cooperación a través del canal Horeca para los envases de la hostelería con Ecoembes o el vidrio con Ecovidrio, entre otras alternativas o pruebas piloto que puedan desarrollarse.

El nuevo plan amplía la recogida de poda en zonas rurales y el desarrollo del compostaje colectivo a través de la extensión a todos los barrios del quinto contenedor para la recogida de los residuos orgánicos, que permitan producir un compost de alta calidad en la planta de tratamiento (CETRA), y del compostaje comunitario en doce zonas diseminadas en pedanías.

Otro de los aspectos contemplados es la ampliación del número de papeleras de las 7.891 actuales a 9.231 señalizadas para alcanzar la ratio de 27 papeleras por cada 1.000 habitantes.

Y el resto de contratos...

El edil Villar ha recordado además que los servicios municipales de Limpieza y Gestión de Residuos trabajan también en un segundo contrato que afecta al Centro de Tratamiento de Residuos (CETRA) y el vertedero que contempla actuaciones de modernización de la planta por 71 millones de euros, que se encuentra en fase de tramitación con los departamentos correspondientes de la Generalitat y que también saldrá a licitación una vez culminada toda la documentación e informes pertinentes, que se calcula podría producirse hacia finales de 2022.

En proceso de licitación se encuentra el nuevo contrato separado para la gestión de la recogida de los residuos textiles reservado a centros especiales de empleo e inserción social o a empresas de inserción por cuatro años y un presupuesto de 681.146 euros.

Además, en breve se llevará a aprobación la licitación del contrato para la gestión de la red de ecoparques, con la construcción de un segundo ecoparque en Villafranqueza y la reforma del actual en Aguamarga, además de la puesta en marcha de tres nuevos ecopuntos móviles. En una segunda fase se construirán dos nuevos ecoparques en el entorno de Playa San Juan y en la zona del PAU I – salida de la carretera de Madrid, una vez se determinen sus emplazamientos.

Reacciones de la oposición a la licitación

El portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, ha apuntado que "el contrato de limpieza y residuos parece que se ha vuelto a hacer anteponiendo los intereses empresariales a los de la ciudadanía". "No sólo no incluye medidas para alcanzar las cifras obligatorias de reciclaje de residuos en nuestra ciudad, que recordemos debería haber alcanzado el 50% de residuos reciclados en 2020, es que supone un modelo continuista que no ha escuchado las quejas y malestar de buena parte de la ciudadanía con el servicio", añade López, quien lamenta que "tampoco contemple nada sobre la economía circular, no hay una sola línea en el contrato que trate acerca de fomentar una economía con residuo cero".

Por su parte, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, considera que "por fin sale a la luz el pliego de condiciones de la limpieza y la recogida de residuos urbanos". "Un año tarde e incumpliendo las promesas de Barcala en campaña electoral. Una vez más", ha agregado Bellido, quien afirma, que "a falta de conocer más información, alegra que por fin ver el final de un contrato, el que gestiona la UTE de Ortiz, que ha sido una de las claves de la mala gestión del PP en esta ciudad y a estar considerados como la segunda ciudad más sucia de España".

El concejal socialista Raúl Ruiz ha asegurado que el PP de Barcala "ha consumado de nuevo su fracaso al frente" del área de limpieza en Alicante. "Otra vez quieren colarle a la ciudad un gol, perpetuando la misma recogida deficiente que ha dejado Alicante ocupada de basura estos años. Han tenido cuatro años para hacer bien su trabajo y, sin embargo, han acabado ahogados en la prórroga del contrato de limpieza para presentar también un copia y pega del documento de 2012, que tanta frustración ha causado a la ciudad durante estos años", ha añadido Ruiz, quien considera una "tomadura de pelo que además de agravar el problema que tiene Alicante con su basura, el nuevo contrato hará imposible cumplir con los objetivos de economía circular prevista en la Ley de Residuos aprobada este abril".

Compartir el artículo

stats