Alumnos que no llegan a coger el autobús para volver a casa porque el horario de salida no coincide con el del transporte y deben esperar casi una hora a que llegue el siguiente. Es la situación que viven escolares de uno de los institutos de Benidorm, el Pere María Orts, y por la que ya han mostrado su descontento. La razón no es otra que la salida programada para la línea del autobús urbano que recorre el complejo del Salt de l'Aigua está programada para las 13.50 horas cada día desde la parada habilitada y el horario lectivo termina a las 14 horas. Diez minutos que impiden que un grupo escolares puedan subirse a ese vehículo y tengan que esperar al que hace su salida a las 14.50 horas.

Hasta hace unos días, el centro educativo, según las fuentes consultadas, permitía a los alumnos de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos de "forma excepcional" que el alumnado que usa esa línea 4 terminara su jornada escolar 5 minutos antes para que pudieran coger el autobús. Y, ¿por qué solo cinco minutos si la diferencia es de diez? Pues porque, según las fuentes consultadas, "normalmente se retrasa y, saliendo un poco antes, con suerte llegan a cogerlo" a tiempo. Pero el instituto, que tomó la medida como solución provisional ha informado a las familias a través de la plataforma de Educación, que llega a todos los alumnos, que ya no se permitirá esa salida adelantada y que se estaba ofreciendo a los alumnos residentes en Benidorm. Así, vuelven a salir a las 14 horas, como el resto de alumnos.

Con todo, según el escrito al que ha tenido acceso este diario, sí es una medida que "se permite en el centro para alumnado de Bachillerato y Ciclos Formativos que vive en otras poblaciones diferentes de Benidorm y tiene que coger un transporte público, generalmente el TRAM, y a los que les puede suponer hasta dos horas para llegar a sus casas en caso de no permitirles salir". Así, según las fuentes consultadas, los afectados que ahora no llegan a coger ese autobús antes de las 14 horas son "entre 10 y 15 alumnos". El centro explica a las familias que pueden dirigir un escrito tanto a la empresa concesionaria del transporte como al Ayuntamiento para pedir la "modificación del horario".

Cabe recordar que los alumnos de Bachillerato y Ciclos Formativos empadronados en Benidorm pueden solicitar una tarjeta de bono-transporte al Ayuntamiento de Benidorm con la que se le subvenciona una parte de esos viajes que realizan cada día. Así, aquellos que no cuentan con transporte escolar hacen uso de las líneas regulares urbanas que la empresa concesionaria tiene en Benidorm; una de ellas la línea 4 que recorre la zona educativa.

La situación ha provocado la indignación de algunos padres que han mostrado sus quejas porque sus hijos no "llegan" al autobús. Por ello, han solicitado una solución lo antes posible, un "guante" que han recogido desde Ciudadanos (Cs) quienes se han hecho eco de dicho escrito y han trasladado al gobierno local del PP una petición para que se modifique el horario de la línea 4 del autobús que utilizan estos alumnos para solucionar los "problemas que está causando los retrasos en su funcionamiento a los alumnos de, al menos, un instituto del Salt de l'Aigua".

Así lo explicó la candidata de la formación Victoria Villar quien trasladó la petición al concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate, acompañada de esa comunicación que ha hecho el centro educativo a todos los padres. Así apuntó que este transporte "está cogestionado por el Ayuntamiento, la empresas de autobuses y los institutos".

Sobre esto, el concejal de Movilidad explicó a este diario que el autobús urbano "es competencia del Consell" y las líneas que hay estipuladas "no se pueden cambiar, porque no tenemos esa competencia". Así añadió que hay alumnos que utilizan las líneas regulares porque "no están incluidos en el transporte escolar de la Generalitat Valenciana" y es el Ayuntamiento el que "pone dinero para subvencionarle el autobús" desde que en 2015 la Conselleria de Educación eliminó de la resolución que regula el acceso a las ayudas al transporte escolar el requisito de vivir al menos a tres kilómetros "en línea recta" del centro escolar en el que esté escolarizado el alumno.

La queja de la formación naranja se suma a otras peticiones ya formuladas por el grupo municipal en este ámbito al gobierno popular. La última, hace cuatro meses, cuando el portavoz Juan Balastegui denunció que habían eliminado la parada de autobús de la línea escolar de Finca Barrina por el corte de la avenida de Beniardá, sin que el Ayuntamiento hubiera previsto ninguna solución al respecto.