El conflicto posterosuperior de Walch en el hombro, consiste en la asociación de una lesión del labrum posterosuperior y de la cara profunda del tendón Supraespinoso, siendo una lesión que se encuentra en el 70 % de los deportistas que realizan lanzamiento. Los anglosajones lo llaman “Pinzamiento interno del hombro” (internal Impingement of the shoulder). 

Andrews y colb. En 1985 con la llegada de la Artroscopia, fueron los primeros en describir una asociación entre la patología intraarticular de los deportistas lanzadores, incluyendo las roturas del manguito rotador y las lesiones de la inserción del bíceps en el labrum superior, y las actividades deportivas competitivas; y fue Walch y colb. En 1992, quien publica un artículo en el cual acuñan el término “pinzamiento interno”, corroborando los hallazgos de Andrews y col., para describir estos hallazgos artroscópicos que hacen evidente un “atrapamiento de la superficie profunda del manguito de los rotadores, a nivel del Supraespinoso, contra el borde de la cavidad glenoidea cuando el brazo se coloca en la posición de abducción y rotación externa”.

El dolor es más pertinaz que en las tendinopatías y es frecuente encontrar un componente nocturno. El dolor es típico durante el acto de lanzamiento y se localiza más a menudo en la parte posterosuperior del hombro, aunque también puede aparecer dolor en la parte anterior.

Son deportistas como he dicho, de lanzamiento, de movimiento por encima de la cabeza, como por ejemplo los que practican Beisbol, Balonmano, Tenis, Pádel, Atletismo, etc.

Dos pruebas son particularmente útiles para el diagnóstico de Pinzamiento interno del hombro: una es el signo del atrapamiento interno que consiste en decúbito supino poner el brazo afectado en 90º-100º de abducción, rotación externa máxima y 10º de flexión anterior; es positivo si reproduce el dolor posterior del hombro. Y la otra es la presencia de dolor a la palpación de la zona posterior en decúbito prono.

El Pinzamiento interior del hombro, debe considerarse un diagnóstico clínico, con una anamnesis meticulosa y una buena exploración clínica, y se confirma con pruebas de imagen (RX, RMN y artro-RMN, con secuencias estándar y se recomienda también en abducción y rotación externa, ya que proporciona información funcional).

El tratamiento inicial es conservador, mediante descanso deportivo, antiinflamatorios, crioterapia y fisioterapia de 2 a 6 semanas. Si no hay mejoría, la Artroscopia suele ser necesaria, ya que nos permite precisar las lesiones y sobre todo objetivar el conflicto glenoideo posterosuperior de forma dinámica.

La Artroscopia permite el desbridamiento o la reparación del labrum, y posiblemente la estabilización de la inserción del bíceps, el desbridamiento o la reparación del manguito rotador, la plicatura capsular con o sin una plicatura térmica (capsulorrafia) y el tratamiento de otras lesiones asociadas que pudiera haber.

La rehabilitación postquirúrgica es clave para la recuperación, necesitando estrategias, que dependen en gran medida, de las técnicas quirúrgicas empleadas y debe realizarse por fisioterapeutas acreditados con experiencia y habilidad en estas patologías, para la correcta ejecución de cada protocolo.

No se autoriza la vuelta al deporte hasta después de los 4-6 meses.

Hospital Vithas MEDIMAR

Avenida de Denia 78, 2ª planta - 03016, Alicante

Teléfono: 965 162 200 Extensión 8056

Pintor Cabrera, 8, bajo (CM Estación) - 03005, Alicante

Teléfono: 965 125 500